El Alavés de los maratonianos

Jony trata de salvar la entrada de Aritz Elustondo en el encuentro de la primera vuelta ante la Real Sociedad./BLANCA CASTILLO
Jony trata de salvar la entrada de Aritz Elustondo en el encuentro de la primera vuelta ante la Real Sociedad. / BLANCA CASTILLO

Pacheco, Laguardia, Pina, Jony, Duarte y Calleri no se han perdido un solo partido por decisión técnica en toda la Liga

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

Hace tiempo que el Alavés se quedó sin su 'iron man' de la temporada, sin la particularidad de contar con un futbolista que dispute todos los partidos de Liga sin excepción. Sin embargo, el conjunto albiazul posee media docena de jugadores que no saben lo que es permanecer 90 minutos en el banquillo. Han pasado del césped a la grada. Pacheco, Laguardia, Duarte, Pina, Jony y Calleri han competido siempre que han estado disponibles para Abelardo. Solo una lesión o una sanción les ha privado de participar en los 35 partidos que se han celebrado en la competición de la regularidad. Son la indiscutible columna vertebral del equipo vitoriano, sobre el que se sostienen las últimas opciones de entrar en Europa.

Ni siquiera las puntuales rotaciones por acumulación de partidos han conducido a esta media docena de albiazules a un reposo forzado. Solo en las semanas de tres encuentros o cuando acababan de salir de una lesión, sobre todo en el caso de Jony y Pina, han pasado de forma fugaz por el banquillo, aunque Abelardo siempre ha optado por echar mano de ellos como revulsivos para reactivar al equipo.

Los seis maratonianos han sobrepasado la barrera de los 2.000 minutos disputados, casi todos ellos de forma holgada. El último en hacerlo fue Tomás Pina (2.088), que rebasó la cifra en el derbi ante el Athletic en San Mamés, mientras que Pacheco (2.970), Laguardia (2.970), Jony (2.720), Calleri (2.613) y Duarte (2.597) rondarán los 3.000 minutos de competición al final del curso. Pero no son los únicos que superan las 30 horas de juego. También lo hacen Manu García y Ximo Navarro, aunque su protagonismo ha sido algo más intermitente y se perdieron varios duelos por decisión técnica. En el caso del balear, sobre todo al principio de la campaña.

Los seis futbolistas que no se han perdido un solo partido por determinación de Abelardo pueden decir ya que han formado el núcleo principal albiazul a falta de solo tres jornadas para que concluya la Liga. Ocupan, además, puestos estratégicos, diferenciados y de gran relevancia en el estilo del conjunto vitoriano. Pacheco es el guardián insustituible, que solo faltó a dos compromisos por un esguince de tobillo en la primera vuelta; Laguardia es el jefe absoluto de la defensa, ausente solo en dos encuentros por acumulación de tarjetas; Pina actúa como metrónomo del equipo, a pesar de que ha sufrido dos roturas en el bíceps femoral y una distensión en el mismo músculo, que le han dejado casi dos meses en el dique seco; Jony da chispa, verticalidad y sentido a la fábrica de ocasiones del Alavés, en una parcela ofensiva que parece incompleta sin la presencia de Calleri. El argentino, de hecho, se ha perdido un solo duelo desde su estreno con la camiseta del equipo vitoriano, ante el Barcelona por acumulación de amarillas.

La reconversión del lateral

Pero sin duda el caso más llamativo es el de Rubén Duarte, pues ha protagonizado una auténtica reconversión desde la llegada de Abelardo en diciembre de 2017. El almeriense no contaba para Luis Zubeldía, quien le recomendó que buscara otro destino pese a su condición de recién llegado, y entró y salió de las alineaciones con Gianni De Biasi. Desde que se puso a las órdenes del Pitu, sin embargo, el lateral zurdo no se ha perdido un solo choque por decisión técnica, lo que le ha llevado a la renovación hasta junio de 2023. El carrilero, de hecho, apenas ha sufrido competencia por la titularidad, ya que Héctor Hernández permaneció inédito desde la primera jornada el pasado curso y Adrián Marín ha estado lejos de figurar en los planes de cabecera de Abelardo.

El portero aumenta la carga de trabajo en el gimnasio

La presencia de Fernando Pacheco es una de las principales incógnitas del derbi del sábado ante la Real Sociedad. El guardameta extremeño sufrió un esguince en el encuentro ante el Barcelona y disputó el duelo contra el Athletic, pero lejos de sentirse al 100%. En los últimos días, el portero se ha ejercitado en el gimnasio y ayer aumentó la carga de trabajo, por lo que su participación en Mendizorroza no está todavía descartada. El club, además, continúa pendiente de la evolución de Duarte, Maripán y Ely, todavía en duda. La Real, mientras tanto, trata de recuperar a Illarra y Diego Llorente.