Manu García intenta zafarse de la presión de Morlanes. / carlos gil-roig

Deportivo Alavés

El complicado ensamblaje de Manu García

El indudable talento del centrocampista asturiano no encuentra su sitio en un 4-4-2 que no casa bien con sus virtudes

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN Vitoria

El talento de Manu García Alonso es indudable. Se le nota en los controles orientados, en los gestos técnicos. En la confianza que destila para intentar acciones complejas. Pero le está costando articular el ataque albiazul. Calleja le dio la batuta desde el primer día. Incluso fuerza un baile de posiciones para tener disponible en el campo su