Los jugadores albiazules aplauden a su afición tras ganar al Rayo. / Jesús Andrade

En la tierra de las emociones

El Alavés debe apoyarse en el impulso anímico de una victoria clave para visitar al Mallorca en un duelo decisivo donde también jugará el miedo

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN Vitoria

Del drama a la ilusión va un instante. De la desesperación a la esperanza va un gol. El de Joselu. La fina línea que separa la aflicción del estímulo en el mundo del fútbol. El balón vive instalado en la tierra de las emociones. Ese frágil territorio en el que un disparo, una parada, un error cambian la dirección del viento. Ahí vive desd

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ahora puedes acceder a todo el contenido por solo 3€ el primer mes