EFE/ Cati Cladera

La esperanza pasa por exportar las alegrías de Mendizorroza

El Alavés es el peor equipo de Primera fuera de casa y necesita ganar al menos un partido a domicilio para tener opciones de salvación

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN Vitoria

El Alavés de Julio Velázquez encontró a la cuarta los hilos de esperanza de los que tirar para acercar la salvación. Por la victoria ante el Villarreal, ineludible para mantener las opciones, y porque, por fin, encontró argumentos futbolísticos más allá de las manidas opciones matemáticas, el mantra al que se agarraba antes el plantel. Fue

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ahora puedes acceder a todo el contenido por solo 3€ el primer mes