Igor Martín

Deportivo Alavés

La tensión del primer día en una profesión de riesgo

Con un semblante serio que no cambió ni cuando Pacheco paró el penalti, Julio Velázquez se mostró muy activo en el área técnica en su debut

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN Vitoria

Ser entrenador del Deportivo Alavés es una profesión de riesgo. Lógico que Julio Velázquez tuviera el semblante tan serio en su primer partido. Como quien hace su bautismo en paracaídas con la duda de si se va abrir o no. Como interrogándose a sí mismo si estos son los bueyes con los que tiene que arar el milagro que le ha encargado el club.

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ahora puedes acceder a todo el contenido por solo 3€ el primer mes