El Alavés da un ejemplo de civismo en el vestuario del Pizjuán

El Alavés da un ejemplo de civismo en el vestuario del Pizjuán

El conjunto albiazul dejó limpias como una patena las instalaciones que ocupó en el estadio, un gesto que el Sevilla le agradeció en las redes sociales

Gabriel Cuesta
GABRIEL CUESTA

«Eskerrik asko, Sevilla». Esta nota de agradecimiento con una carita sonriente esperaba en el vestuario visitante a los trabajadores de limpieza del Sánchez Pizjuán. Se llevaron una sorpresa, porque poco trabajo había que hacer en su interior. ¿De verdad había utilizado el Alavés las instalaciones para el partido? Impolutas, casi brillantes, parecían sacadas de un catalogo de interiorismo. Guardaron la escoba y la fregona. Poco había que hacer allí. Limpiar sobre limpio es tontería. Si hubiese hecho Don Limpio la prueba del algodón, éste se habría vuelto incluso más blanco. No engaña.

Una amarga derrota en la lucha por Europa no es excusa para no actuar de manera cívica. El Alavés dio un ejemplo de «categoría» este jueves en el Pizjuán. Los jugadores y el cuerpo técnico albiazul dejaron el vestuario visitante limpio como una patena. Impecable, sin ningún tipo de mancha ni resto en el suelo. El Sevilla no ha querido dejar pasar desapercibido el gesto y ha subido a sus redes sociales imágenes de las instalaciones en las que estuvo el conjunto vitoriano. Parecía que nadie había pasado por allí. «Clase, categoría y grandeza. Gracias a vosotros, Alavés. Y buen viaje de vuelta a casa», agradecía la entidad del Nervión.

El pasado verano un gesto similar se volvió viral en las redes sociales. Fue durante el Mundial de Rusia y tuvo a la selección de Japón como protagonista, combinado en el que se encontraba el actual jugador albiazul Takashi Inui. Después de que el conjunto nipón cayese eliminado ante Bélgica en octavos de final, dejaron impoluto el vestuario y un cartel con la palabra 'gracias' en ruso.