Joselu, Lejeune y Pellistri miran hacia la grada cariacontecidos tras la derrota ante el Celta. / prensa2

Las consecuencias inevitables

El Alavés agoniza en Primera tras una caída de dos años y se condena a un destino fatal de secuelas inciertas

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

Cuando el presente es tan espantoso es normal apartarle la mirada. Desviarla al pasado, a las cosas que hiciste bien, a las que hiciste mal. A cuándo empezaste a hacerlas tan mal para llegar a este fatídico punto. Dirigirla al futuro. El club ya llevaba tiempo trabajando en un doble escenario, asumiendo la posibilidad de un descenso al que ya sol

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ahora puedes acceder a todo el contenido por solo 3€ el primer mes