El Alavés confía en que Iraultza pueda retomar su actividad «en el marco de la legalidad vigente»

El Alavés confía en que Iraultza pueda retomar su actividad «en el marco de la legalidad vigente»

El grupo denuncia presiones y sanciones de Antiviolencia y la Ertzaintza que han hecho la situación «insostenible»

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

Después del triste episodio vivido este domingo en Mendizorroza, un estadio silencioso ante la ausencia de la animación habitual de Iraultza 1921, que anunció la «suspensión indefinida» de sus actividades por el acoso y las prohibiciones de Antiviolencia y la Ertzaintza, el Deportivo Alavés ha hecho pública su postura oficial al respecto a través de un comunicado. El club «lamenta enormemente la decisión adoptada» por el grupo, que «constituye, junto con el resto de aficionados y simpatizantes, su mayor activo», además de ser «un ejemplo y motivo de envidia para el resto de equipos y un orgullo para todo el alavesismo», ya que «no es solo una grada de animación ejemplar, sino un sentimiento de pertenencia más allá de lo que el deporte y el fútbol representan».

El Alavés expresa su confianza «en que la situación se pueda reconducir lo antes posible, de tal forma que pueda retomar su actividad a la mayor brevedad y en las condiciones adecuadas». Aunque recuerda, en cualquier caso, que la «normativa ajena al club» que ha desencadenado la actual situación en el Fondo de Polideportivo «resulta de obligado cumplimiento, con independencia de que la misma puedan ser compartida o no». En esta coyuntura, la entidad albiazul asegura estar «trabajando desde hace tiempo en la búsqueda de soluciones que permitan la coexistencia de la actividad de Iraultza 1921 con esa normativa vigente» y anuncia que va «a redoblar los esfuerzos en defensa de la masa social del club y en la búsqueda de soluciones ante una situación en modo alguno deseable».

En este sentido, el comunicado oficial expresa su disposición « a prestar toda la colaboración precisa» en la búsqueda de esas soluciones, «de tal forma que una afición tan excepcional pueda seguir apoyando al equipo en las mejores condiciones, tanto en el estadio de Mendizorroza como en los diferentes desplazamientos». Todo ello, insiste el club, «en el marco de la legalidad vigente».