Calleja se queja durante el partido ante el Betis. / Igor Martín

El futuro es una ecuación de dos partidos

Calleja mantiene el mando con la vista puesta en los duelos trascendentales ante Cádiz y Elche, que marcarán el porvenir del Alavés

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN Vitoria

Calma tensa en las oficinas de Mendizorroza. Esperanza, más que confianza, de que el equipo está capacitado para escapar de la espiral negativa que le ha atrapado en un pobre arranque de Liga. Javi Calleja mantiene el mando. No hay dudas en ese aspecto. Al menos esta semana. Esperan Cádiz y Elche, dos partidos en cuatro días que marcarán el fu