El Alavés agradece los regalos

El Alavés agradece los regalos

El conjunto albiazul aprovecha un autogol y un penalti inocente de la Real para afianzar su despegue hacia el inicio de Liga

IÑIGO CRESPO

La Liga se acerca y los equipos ya emplean el molde que les otorgará su forma más reconocible. En su penúltimo amistoso de pretemporada, ante la Real Sociedad en Zarautz, el Alavés desplegó un once que podría considerarse titular a excepción de un par de retoques. Y la apuesta no le salió nada mal. Salta a la vista que el juego albiazul no está todavía depurado, y que el equipo sigue algo necesitado de química. Al conjunto vitoriano, sin embargo, no se le pudo reprochar nada en cuanto a efectividad.

Salvo el lateral izquierdo, ocupado por el jovencísimo Javi López (aún tiene 16 años) por la baja de última hora de Rubén Duarte, y Sivera, que en condiciones normales dejaría los guantes a Pacheco, Abelardo echó mano de sus cartas más altas. Al menos, por el nivel de juego y condición física que han mostrado en el último mes. Pero el precoz canterano no estaba dispuesto a dejar pasar ese atractivo escaparate, prohibitivo para los chicos de su edad, e irrumpió en el partido con gran determinación. Cuando apenas habían transcurrido tres minutos, envió un peligroso centro que el realista Zubeldia convirtió en el primer gol con un despeje defectuoso.

1 R.Sociedad

Moyá, Zaldua, Llorente, Moreno, Kevin, Illarra, Zubeldia, Zurutuza, Sangalli, Oyarzabal y Agirretxe. También jugaron Rulli, Gorosabel, Le Normand, Navas, De la Bella, Guevara, Pardo, Capilla, Héctor, Juanmi y Willian José.

2 Alavés

Sivera (Pacheco, min. 46), Martín, Laguardia (Diéguez, min. 63), Maripán (Ximo Navarro, min. 31), Javi López (Vigaray, min. 63), Torres (Perera, min. 63), Manu García (Wakaso, min. 46), Ibai (Burgui, min. 31), Jony (Twumasi, min. 46), Sobrino (Guidetti, min. 63) y Borja Bastón.

Goles
M. 3 Zubeldia, en propia puerta; 1-1. M. 27. Luca Sangalli; 1-2. M. 51. Bastón, de penalti

El Alavés agradeció el regalo y lo empleó para ceder la iniciativa a la Real Sociedad, siempre deseosa de acaparar la pelota y combinar a fuego lento, aunque el estado del terreno de juego convirtió su característico estilo en una misión casi imposible. A los donostiarras les costó despertar mientras los de Abelardo se agazapaban y soltaban algún ataque rápido. Entre tanto, Ibai trató de lanzar un pequeño aviso con un centro al que Jony no pudo llegar. La acción no pasó de un susto aislado.

La Real comenzó a encontrar la forma de conectar a sus centrocampistas y atacantes, aunque no perturbó la plácida tarde de Sivera hasta el minuto 27. Fue entonces cuando Oyarzabal aprovechó el pequeño despiste de Martín al tirar el fuera de juego. El atacante guipuzcoano se topó con la pierna de Maripán en el momento del disparo, pero Luca Sangalli cazó el rechace y batió por bajo al guardameta albiazul. La ventaja de los vitorianos se esfumó, pero fue mucho más preocupante el gesto del tobillo del chileno, quien no pudo continuar sobre el césped.

Problemas para la defensa

Maripán tuvo que dejar su lugar a Ximo Navarro y elevó la inquietud en el equipo albiazul, que puede perder a dos centrales de garantías (el chileno y Ely) para el estreno en el Camp Nou. El defensor, además, no fue el único que abandonó el terreno de juego tocado, ya que Ibai tan solo disputó media hora antes de notar unas pequeñas molestias musculares.

El primer tiempo se consumió con un dominio viscoso de la Real, que llegó a superar el 75% de la posesión sin poner a prueba a Sivera. Los albiazules mantuvieron el bloque que se había retirado al descanso, a excepción de Pacheco, Wakaso y Twumasi. El debut del ghanés levantó una gran expectación y, aunque apenas tuvo ocasión de brillar, dejó patente que su punta de velocidad está un punto por encima del fútbol español. El conjunto albiazul apenas necesitó que aparecieran sus grandes fichajes, ya que le bastó con hacer caja con los inocentes errores de su adversario. Así lo hizo Borja Bastón, que transformó un penalti que él mismo le provocó a Gorosabel para estrenar su cuenta goleadora como albiazul.

A la Real le costó frecuentar el área de Pacheco, ya con su segunda unidad y la excelsa calidad de Willian José sobre el césped. Pero otra pequeña torpeza de Martín estuvo a punto de devolverles tanta generosidad. Juanmi, sin embargo, lanzó su penalti fuera. El Alavés pudo incluso aumentar la renta en la última jugada del duelo, aunque Guidetti, todavía lejos de su mejor forma, desperdició el mano a mano ante Rulli. Los albiazules, sin embargo, empiezan a carburar a base de victorias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos