Estampa de Mendizorroza duranteel partido ante el Mallorca. / Blanca Castillo

Todos los abonados particulares del Alavés podrán acceder a Mendizorroza desde este sábado

El Alavés prioriza este colectivo, que no alcanza el 60% del aforo, sobre otros como los abonos de empresa, escuelas o empleados del club

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN Vitoria

Nuevo escenario en Mendizorroza. Después de la decisión del Tribunal Superior de Justicia de País Vasco de permitir el 60% de los aforos en los estadios de Euskadi, todos los abonados particulares del Deportivo Alavés podrán acceder al campo desde este mismo sábado, en el derbi ante Osasuna. Con su carnet y en su localidad, en principio. Es la decisión que ha tomado el club albiazul, que, hasta que se pueda ocupar el cien por cien de las gradas, ha decidido priorizar este colectivo, el de socios individuales de pago –menos de los 11.904 espectadores permitidos ahora–, sobre otros abonos incluidos en paquetes empresariales o publicitarios y los llamados abonos retributivos, como los de escuelas, accionistas o empleados.

De este modo, obviamente, queda anulado el sorteo de localidades llevado a cabo el lunes, realizado sobre un contexto del 30%. Y también las futuras devoluciones por partidos no disfrutados: desde este partido, el tercero en casa, se cobrará el importe total restante del abono –17 encuentros– y el club únicamente deberá acometer esas compensaciones a los abonados que no asistieron a los choques ante el Real Madrid (3.968 espectadores) o el Mallorca (2.869).

¿80% en octubre?

Todo esto en pleno debate sobre la ampliación de los aforos al 80% de los aforos, tratada en el Consejo Interterritorial. Cabe recordar que el tope del 60% acordado por el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas el pasado 1 de septiembre tiene vigencia durante todo el mes, por lo que podría aumentarse desde el 1 de octubre, día del derbi ante el Athletic en San Mamés. En ese caso, Mendizorroza podría acoger 15.872 espectadores.