I. MARTÍN

La afición del Cádiz tomó Vitoria antes de su 'final' frente al Alavés

P. ARIZA

El Cádiz venía a Vitoria a jugarse la vida y su afición lo sabía. El desembarco de la marea amarilla fue una constante durante el fin de semana. Si bien el sábado ya se pudo ver a aficionados cadistas por el centro de la ciudad, este domingo el ambiente era de partido grande en la capital alavesa.

Cientos de cadistas se dieron cita en las calles del Casco Viejo consiguiendo teñir de amarillo los bares de la zona. Una vez entrada la tarde, todos enfilaban hacia Mendizorroza donde su equipo buscará una salvación que depende del Mallorca.