Abelardo: «Sólo puedo dar las gracias»

El Pitu Abelardo se abraza emocionado al capitán albiazul Manu García tras concluir el partido. Abajo, junto a Calleri y emocionado. / Igor Martín

Abelardo felicita a sus jugadores por una temporada «magnífica», y asegura que siempre llevará al Alavés «en el corazón»

Jon Aroca
JON AROCA

La emoción que Abelardo mostró tras el choque, con lágrimas incluidas, se trasladó a la sala de prensa. Poco había que decir sobre el partido, intrascendente a nivel clasificatorio y sin demasiado que analizar. Pero sí que era tiempo para desgranar lo vivido sobre el césped tras el encuentro y las sensaciones de toda la temporada. Para el Pitu, que ayer dirigió su último partido en el banquillo de Mendizorroza, todo fue «increíble». «Sólo puedo dar las gracias a la afición por este trato, no me lo esperaba. He llorado de emoción porque desde que he llegado aquí me he sentido muy querido por parte del club y la gente. Ver el campo de pie, coreando, despidiéndote… siempre llevaré al Alavés en mi corazón. Estoy seguro de que nos volveremos a encontrar», resumió.

Y qué mejor manera que cerrar el año con una victoria que termina con la mala racha albiazul. Esos partidos en los que el Alavés no sumaba victorias importantes le han impedido meterse en Europa, una espinita que Abelardo reconoce que tiene clavada. «La victoria ha sido el colofón a un año magnífico. Nos ha faltado al final haber refrendado esas 25 jornadas y no haber conseguido ese sueño de jugar en Europa», explicó.

En su discurso, en constante tono de despedida, no se quiso olvidar de los jugadores, a su juicio protagonistas de la histórica temporada. «El equipo ha hecho una temporada magnifica gracias a mis jugadores, son ellos los que se tienen que llevar las felicitaciones y el agradecimiento por mi parte», aseguró. Además, enfatizó la felicitación de algunos jugadores. Primero, de un Álex Blanco que «se merecía jugar unos minutos con el Alavés en Mendi». También Wakaso y Vigaray, «dos grandes profesionales que se merecen estas oportunidades».

Sus imágenes llorando, las más visuales, dan buena cuenta de la estrecha relación que le ha unido al Alavés desde que llegó. Para muestra, sus palabras. «He llorado tres veces en el fútbol, nunca como jugador. Y he tenido la suerte de ganar títulos en el Barça, ser campeón olímpico con la selección… Las tres veces que he llorado a nivel de deportista han sido el ascenso del Sporting, la salvación del Sporting y hoy. Ha sido muy bonito, que todo el mundo coree tu nombre es una pasada», celebró.