Abelardo: «No me sentía centrado para seguir otro año en el Alavés»

Abelardo, durante su última comparecencia como entrenador del Alavés / RAFA GUTIÉRREZ

El Pitu despide una «etapa preciosa» y asegura que su cabeza le pedía «un descanso o un cambio»

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

Abelardo Fernández y el Alavés han separado sus caminos este lunes en Mendizorroza. El escenario que ha vivido una resurrección histórica y un largo y bello sueño europeo ha sido el marco escogido por el Pitu, Alfonso Fernández de Trocóniz y Sergio Fernández para la despedida definitiva del técnico asturiano. En un acto agradable, con las emociones que afloraron en el último encuentro ante el Girona ya digeridas, y de un elevado grado de camaradería por ambas partes, el último inquilino del banquillo albiazul ha reconocido que su mente le pedía una desconexión. «Mi cabeza me decía que necesitaba un descanso o un cambio. Sabía que el año que viene no iba a estar centrado al 100%, y el Alavés no se merecía eso», asegura.

El entrenador gijonés cierra una «etapa preciosa», en la que consiguió una remontada sin precedentes por la salvación y ha optado para Europa en la recién concluida temporada. El Pitu observaba señales de que su ciclo ha concluido, por el rendimiento que ha alcanzado el equipo bajo su mando y por el desgaste que ha sufrido en el último año y medio, sobre todo desde el punto de vista psicológico. «Tenía la decisión tomada desde hace tiempo, y se la comuniqué al club para que pudiera buscar un entrenador con tiempo suficiente. No era justo hacerle esperar hasta final de temporada», declara el preparador, quien dice que el Alavés hizo «todo lo posible» por que se quedara.

El clima de la última comparecencia, de máxima cordialidad y normalidad, sugiere que tanto el club como el entrenador han enterrado el distanciamiento que surgió durante la renovación del contrato, en la que, tal y como señaló en su día Josean Querejeta, el entrenador solicitó «más del doble» de su sueldo. «El Pitu decidió poner punto y final a su etapa. Nosotros solo podemos controlar las decisiones propias», explica el director deportivo albiazul, Sergio Fernández.

Abelardo, que ha estado arropado durante su despedida por los futbolistas Jony, Martín Agirregabiria y Manu García, y los miembros del cuerpo técnico Iñaki Tejada, Nenad Njaradi, Juan Miguel San Román y José Antonio Morga, afirma que «es imposible marcharse con la cabeza más alta» y agradece la absoluta implicación de la afición alavesista, sobre todo cuando el equipo parecía casi desahuciado. «No es fácil vivir esas situaciones en el fútbol. Es un privilegio tener una afición como la del Alavés. Gracias por no despertarme de este sueño», ha concluido el Pitu, quien dice que sus planes pasan ahora por tomar cierta distancia del fútbol más competitivo, al menos por unos meses. «No me he planteado nada. Solo pienso en descansar. Quiero seguir formándome y ver partidos y entrenadores. No sé lo que pasará a partir de septiembre u octubre», subraya.

«Despedimos a un amigo», afirma el presidente de la entidad albiazul, Alfonso Fernández de Trocóniz, quien deja entreabierta la puerta a un eventual regreso del Pitu en el futuro, lo que supondría su tercera aventura en Vitoria, tras la que vivió como jugador y la recién finalizada como entrenador. También lo hizo el propio entrenador, tal y como reconoció hace algunas fechas.