Deportivo Alavés

Wakaso, un pura sangre que buscará la estabilidad en Mendizorroza

Wakaso, en su reciente etapa con el Granada./E. C.
Wakaso, en su reciente etapa con el Granada. / E. C.

El Panathinaikos hizo pública la rescisión de contrato del jugador ghanés, que se unirá oficialmente al Alavés en las próximas horas

Fernando Ruiz de Esquide
FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

Mientras el Alavés trata de que su proyecto crezca año a año en la jungla de Primera División, cada contratación es por necesidad una apuesta. Cesiones o fichajes con opción de recompra para los grandes clubes (Enzo, Burgui y Pedraza), futbolistas con proyección que han atravesado un momento difícil (Duarte), jóvenes que despuntan en otros países (Maripán) o un pura sangre como Mubarak Wakaso. Un mediocentro cuyo rendimiento ha sido sobresaliente por tramos en la noria de equipos por la que ha girado desde los 18 años y ahora, con 26, tratará de buscar estabilidad en Mendizorroza.

Aunque Granada fue su última estación durante la segunda parte de la pasada temporada, el centrocampista ghanés pertenecía al Panathinaikos, que este fin de semana ha hecho pública la rescisión de su contrato. El club griego atraviesa problemas económicos y, según los medios africanos, ha alcanzado finalmente un acuerdo con el centrocampista para dejarle libre y abonarle en varios pagos los 600.000 euros que aún le adeuda. Su llegada a Vitoria estaba prevista para la noche de ayer y, si no hay sorpresas, el Alavés hará público en las próximas horas su contratación para varias temporadas.

EL DATO

Rubin Kazan
El conjunto ruso pagó en 2013 seis millones de euros al Espanyol por el traspaso del mediocentro

Impetuoso y amonestado

La historia futbolística de Wakaso arrancó a los 17 años, cuando emigró a Londres para realizar pruebas con el Tottenhan y el West Ham. Intento fallido para, poco después, recalar en el Elche, que entonces dirigía el exalavesista José Bordalás. «Su adaptación al grupo fue difícil», recordaba el técnico años después. Tanto, que después de dos temporadas y media en el conjunto alicantino el club rescindió su contrato al alegar problemas disciplinarios. Tras sumar cuatro expulsiones y más de treinta tarjetas amarillas en apenas sesenta partidos. Siete amonestaciones y dos rojas, en once duelos, es su expediente más cercano en Granada, donde curiosamente fue el Alavés quién recibió su único gol.

Impetuoso y explosivo en el apartado físico pese a su 1,71 de altura, Wakaso también ha destacado por la calidad y los golpeos de su notable pierna izquierda. Los que le llevaron entre 2010 y 2012 al Villarreal, donde durante una fase del campeonato llegó a ocupar una plaza de titular y a disputar competiciones europeas. Para saltar poco después al Espanyol y más tarde al Rubin Kazan ruso, que abonó un traspaso de seis millones de euros. Desde allí hasta Las Palmas (24 partidos en Primera) antes de salir hacia el Panathinaikos, que lo cedió al Granada.

«Su adaptación al grupo en Elche fue difícil» José Bordalás

Una vida futbolística ajetreada y facilitada por su pasaporte comunitario gracias al acuerdo Cotonou entre la Unión Europea y 78 estados africanos. Toda una aventura que continuará en breve en la plantilla de Luis Zubeldía. No le falta carácter al técnico argentino, que deberá lidiar con un futbolista de alma libre.

Fotos

Vídeos