Urtaran considera «inaceptables» los incidentes y pide «un severo castigo»

Imagen de la pelea multitudinaria del pasado sábado en Adurza. /Gasteiz Hoy
Imagen de la pelea multitudinaria del pasado sábado en Adurza. / Gasteiz Hoy

El alcalde de Vitoria asegura que no se trata de aficiones y sí de «colectivos concretos» que demuestran «poco coeficiente intelectual»

FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

Gorka Urtaran condenó ayer los enfrentamientos entre hinchas que se produjeron en el barrio de Adurza el pasado sábado. El alcalde de Vitoria tildó de «totalmente inaceptable» la batalla campal que concluyó con cuatro seguidores del Racing de Santander heridos, uno de ellos hospitalizado. «Espero que aquellos que han sido identificados reciban un severo castigo», remarcó, tras subrayar que «la ciudad no se merece espectáculos como el del pasado fin de semana».

Los datos

49 identificados.
La Ertzaintza ha abierto un atestado por riña tumultuaria y agresiones que acabará en el juzgado.
Peña racinguista.
Aseguran que estuvieron en contacto con la policía autónoma desde antes de entrar en Vitoria.
Precedente.
En febrero con los seguidores del Barcelona.

La Ertzaintza ha abierto un atestado por riña tumultuaria y agresiones que concluirá en el juzgado. La policía autónoma confirmó que «aficionados alaveses» y del conjunto cántabro protagonizaron una pelea en la que fueron identificadas 49 personas. En algún caso, como el de un joven de 26 años, con apertura de diligencias.

Ayer, Urtaran quiso en cualquier caso desligar estos incidentes de lo vivido en un fin de semana donde seguidores del Alavés y de la Real Sociedad protagonizaron «un magnífico ambiente» antes y durante el derbi en Mendizorroza. «Algunos se esconden en el fútbol, esto no son aficiones sino colectivos concretos de personas que arman follón, destrozan el espacio público y se agreden. Demuestran muy poco coeficiente intelectual», remarcó, en referencia a los graves incidentes, donde piedras, sillas y botellas volaron y un contenedor de vidrio quedó volcado.

Alta voluntaria

Aunque en un principio se informó de que uno de los seguidores del Racing de Santander tuvo que ser atendido en la UCI, fuentes hospitalarias confirmaron ayer que el herido más grave pudo regresar a su ciudad la misma noche del partido. Después de recibir varios puntos de sutura en la cabeza solicitó el alta voluntaria en lugar de permanecer 24 horas en observación. Dentro de un contexto donde un autobús de seguidores del conjunto cántabro, que acudían al duelo de Segunda B ante el Vitoria en Olaranbe, fue enviado de vuelta a casa tras los incidentes.

La expedición había sido organizada por la peña del Racing Juventudes Verdiblancas, que anunciaron el viaje a los responsables policiales cántabros, que a su vez contactaron con la Ertzaintza para tratar de evitar problemas. Un integrante de esta peña del Racing asegura que la policía autónoma vasca tuvo el autobús racinguista controlado desde antes de su entrada en Vitoria y, posteriormente, ambas partes estuvieron en contacto para concretar las indicaciones sobre el lugar de estacionamiento del autocar. También apuntó que la peña concretó la zona en la que iba a parar a comer -Adurza- antes del choque frente al Vitoria. Sin embargo, antes de las dos de la tarde se iniciaron los incidentes. Los racinguistas mantienen que un grupo de personas comenzaron a agredirles cuando se encontraban sentados en la terraza de un bar. Después, comenzó una batalla campal entre ambas partes.

Tras emitir un comunicado condenando la violencia, el Racing elabora ahora un expediente sin que haya indicado qué ocurrirá con los afectados. El Alavés, por su parte, no se ha pronunciado de forma pública sobre los altercados sucedidos el sábado. El club albiazul, en otros casos recientes, como la pelea que se produjo el pasado mes de febrero con aficionados del Barcelona en la zona del campus universitario, ya apuntó que «tomará medidas» si se demuestra que alguno de los implicados en este tipo de hechos es socio del club albiazul.

Fotos

Vídeos