Fútbol

Theo clama por otra oportunidad

Theo Hernández realiza un control ante la mirada de Benzema./EFE
Theo Hernández realiza un control ante la mirada de Benzema. / EFE

Pese a ser el único lateral zurdo natural del Madrid tras la lesión de Marcelo, el exalbiazul está lejos de convencer a la grada y a Zidane

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

La feroz presión que rodea al Real Madrid devora a mitos y promesas a una velocidad endiablada. Hace poco más de medio año que Theo Hernández abandonó Vitoria en el podio de los defensores con más proyección de Europa y como protagonista de uno de los grandes culebrones del verano. El carrilero francés irrumpió como un ciclón en su primera temporada en la élite, con un fantástico gol en la final de Copa incluido, y su efervescencia se mantuvo en las portadas deportivas por su marcha al Real Madrid apenas un año después de haber renovado con el Atlético. Aquella explosión volcánica hasta la cumbre del fútbol con solo 19 años, sin embargo, ha derrapado hasta sumir el presente deportivo de Theo en una profunda incertidumbre.

El lateral galo, cuyas cabalgadas aún se recuerdan y añoran en Mendizorroza, es el decimoctavo jugador del Madrid en minutos jugados en Liga, con solo tres titularidades. La cifra refleja a la perfección la distancia que le separa de convertirse en un recambio habitual para Marcelo. El estilista brasileño, de hecho, ha acumulado a estas alturas más rodaje que el pasado curso. Zidane insiste en que el motivo por el que Theo apenas figura entre los secundarios está en su inexperiencia. La realidad, sin embargo, es que el francés ni siquiera tiene vía libre con Marcelo lesionado.

Theo saltó al campo el domingo ante el Betis en sustitución del brasileño, que sufrió un pinchazo durante la primera mitad. A pesar de convertirse en la solución de emergencia y protagonizar un partido correcto, sin grandes alardes ni errores de bulto, es probable que Zinedine Zidane opte por resituar a Nacho en el carril izquierdo de la zaga, al menos en los partidos de altura como el del PSG en Champions. No obstante, el futbolista confía en que la acumulación de partidos del Madrid, que mañana visita al Leganés y el sábado recibe al Alavés, le brinde una nueva oportunidad.

La baja de Kroos obliga a reinventar el pulmón blanco

Toni Kroos era hasta el domingo el futbolista con más minutos disputados en lo que va de temporada en Liga con el Real Madrid. El centrocampista alemán es el pilar insustituible del conjunto blanco en el centro del campo y el jugador que da sentido a la verticalidad del equipo de Zidane. Su baja por lesión, por lo tanto, abre un abanico de opciones que, en cualquier caso, traen consigo un inevitable cambio de estilo. Ante el Betis, el técnico francés optó por Casemiro, Kovacic y Asensio, aunque es probable que la congestión del calendario le obligue a dosificar sus piezas.

El Madrid, en este sentido, visita mañana (18.45 horas) al Leganés para disputar el partido de la jornada 16, aplazado por el Mundial de Clubes que los blancos ganaron el pasado diciembre. Los hombres de Zidane jugarán cinco partidos en solo dos semanas, con la ida de octavos de Champions ante el PSG incluida.

Es obvio que la versión actual de Theo está muy alejado de su espectacular estreno en la Liga, donde se destapó como uno de los grandes descubrimientos. Cuando llegó cedido al Alavés, de hecho, no había disputado un solo minuto en la máxima competición. El bisonte blanco disfruta ahora de espacios mucho más reducidos para salir a la carrera, está obligado a jugar al servicio de estrellas mundiales y, además, se le exige una precisión y calidad en los pases que nunca han brillado dentro de su repertorio. A Theo se le compara con un bailarín como Marcelo cuando es un atleta, o como un riguroso central como Nacho, mientras que él esconde un pequeño extremo dentro de sí.

Proyecto de ídolo

La falta de concreción en sus ataques, sus envíos defectuosos, los errores en la marca a balón parado y sus desacertadas decisiones en carrera se vuelven mucho más llamativas y lapidarias en el entorno blanco, habituado al fútbol de salón o, en su defecto, los sanguinarios contragolpes medidos al milímetro. La eliminación de Copa ante el Leganés, además, puso contra las cuerdas a sus protagonistas, entre los que estaban el francés y Marcos Llorente, cuya situación resulta aún más precaria.

Theo clama por una oportunidad que le permita reconciliarse con Zidane y la grada, desilusionada tras el éxtasis inicial por arrebatarle una joya al vecino. El Bernabéu necesita una rápida respuesta del exalbiazul, que estaba llamado a hacer más llevadero el implacable paso del tiempo en Marcelo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos