Alavés

El silencioso final de Romero

Óscar Romero, durante el partido de Liga ante el Barcelona./Ander Gillenea
Óscar Romero, durante el partido de Liga ante el Barcelona. / Ander Gillenea

El paraguayo abandona Vitoria decepcionado por su papel en la Liga y tras no convencer al club de prolongar su cesión, tasada en un millón

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

Apenas un año después de aterrizar en Vitoria como petición expresa de Mauricio Pellegrino y con el viejo deseo de irrumpir con fuerza en la Liga, Óscar Romero abandona el Alavés envuelto en un silencio absoluto. El mediapunta paraguayo, de 25 años, se marcha un tanto decepcionado, ya que en ningún momento ha gozado de la continuidad que pudiera abrirle la puerta a prorrogar su estancia. El club del paseo de Cervantes, en este sentido, tenía la opción de estirar su acuerdo con el Shanghai chino hasta junio a cambio de desembolsar cerca de un millón de euros, algo que quedó desestimado hace ya más de dos meses.

Romero llegó consagrado como estrella en el fútbol argentino y era ya internacional absoluto con Paraguay, lo que prometía elevar la calidad de la plantilla albiazul. En realidad, dejó algunos detalles de su talento durante sus primeros partidos a las órdenes de Pellegrino, como su precisión en el pase y su puntería en los libres directos, además de por sus condiciones físicas. Es más, poseía una de las mejores marcas en velocidad punta de la plantilla. Romero, sin embargo, no terminó de lograr el punto de regularidad, hasta el extremo de que se especuló con que podía dejar el club el pasado verano.

Pero el atacante entraba de lleno en los planes de Luis Zubeldía para la presente temporada. El sudamericano, de hecho, se convirtió en uno de los fijos durante la pretemporada y en los primeros duelos de Liga. Incluso perdió dos kilos a lo largo del verano para ganar en agilidad, que dejó ver en algunas jugadas puntuales, como en la asistencia que sirvió a Pedraza en el amistoso ante el Leganés en Butarque.

Con la destitución del argentino tras la cuarta jornada, Romero desapareció por completo de las alineaciones del Alavés, hasta el punto de que solo disputó un total de siete minutos desde entonces, todos ante el Deportivo en Riazor. Desde el derbi del 14 de octubre frente a la Real Sociedad, además, no regresó a una convocatoria. Hace unos días viajó a Argentina y visitó a sus excompañeros del Racing de Avellaneda a la espera de que se resuelva su futuro lejos de Vitoria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos