El Sevilla no activará el fichaje de Pacheco hasta que resuelva el futuro de Sergio Rico

Pacheco, en un partido esta temporada. /Igor Aizpuru
Pacheco, en un partido esta temporada. / Igor Aizpuru

El Alavés tiene atada a toda su plantilla al menos hasta 2020, a excepción de Ibai Gómez y Carlos Vigaray

Iñigo Crespo
IÑIGO CRESPO

El nombre de Fernando Pacheco empieza a brillar entre los objetivos de los equipos más pudientes de Primera. El guardameta albiazul, uno de los mejores de la Liga en su posición, ha visto cómo se le ha relacionado con diversos clubes de manera sistemática. El pretendiente más reciente es el Sevilla, que ha situado la portería como una de sus prioridades en el mercado de verano tras la decepcionante temporada de Sergio Rico. El club hispalense, sin embargo, aún no se ha puesto en contacto con el Alavés ni con el propio futbolista, según ha podido confirmar este periódico.

Antes de realizar cualquier movimiento, el conjunto hispalense quiere evitar la saturación de efectivos en su lista de cancerberos. En este sentido, el propio Rico y David Soria llegaron a competir de forma directa por la titularidad, por lo que la llegada de Pacheco supondría un auténtico rompecabezas para Pablo Machín.

El Sevilla, por lo tanto, no activará el fichaje del cancerbero albiazul hasta que su nuevo técnico tome una decisión firme sobre los integrantes de su actual plantilla y concrete si cuenta o no con Soria y, sobre todo, con Sergio Rico, quien aún posee cierto cartel en el mercado. El Alavés, por su lado, se mantiene paciente con respecto a su gran activo futbolístico, cuyo valor de traspaso superaría sin grandes problemas los 10 millones de euros. Es obvio que el conjunto vitoriano cuenta con el guardameta, su hombre más destacado, pero no descartaría una gran venta que reforzara el músculo financiero del club a largo plazo.

En caso de que Pacheco continuara en el Alavés al final del presente periodo de fichajes, la entidad del paseo de Cervantes no tardaría en abonar el terreno para la renovación del extremeño, ya que al final del próximo curso se quedaría a solo un año del final de su contrato. El equipo vitoriano sabe que sería una auténtica temeridad arriesgarse a perder a su principal estrella sin percibir ingreso alguno.

El Alavés, en este sentido, tiene atada a toda su plantilla al menos hasta 2020, a excepción de Ibai Gómez y Carlos Vigaray, cuyos vínculos finalizan el próximo 30 de junio. El conjunto albiazul abordará la continuidad del extremo vizcaíno a partir de septiembre, cuando el mercado de verano cierre la persiana, ya que la dirección deportiva afronta ahora dos meses de máxima actividad para reforzar el equipo de cara a la nueva campaña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos