El Alavés llega con retraso al derbi

Sergio Canales lucha por un balón con el albiazul Martín./Juan Herrero
Sergio Canales lucha por un balón con el albiazul Martín. / Juan Herrero

Dos errores en el inicio cuestan goles que lastran a un equipo albiazul que rozó el empate antes del descanso, pero careció después de pegada para inquietar a la Real

Fernando Ruiz de Esquide
FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

Se mire por donde se mire, el Alavés vive de su consistencia defensiva y a ella cabe atribuir la espectacular racha que le ha colocado en el centro de la tabla. Justo la que este domingo no apareció en Anoeta en unos minutos iniciales del derbi donde llegaron inusuales concesiones que acabaron por costar el partido. El conjunto de Abelardo se presentó tarde en el césped, cuando ya el contundente 2-0 había colocado una escarpada pared entre los vitorianos y los puntos. Escalarla suponía una complicadísima tarea que solo pareció posible durante un tramo final de la primera parte de lucidez y eficacia ofensiva. Dos acercamientos saldados con el tanto de Pedraza y el balón que Sobrino envió al palo para rozar el empate. Era pedir demasiado.

Los detalles aislados, que en varios de los últimos partidos habían acompañado para firmar victorias, esquivaron además a los alavesistas. No es normal que Héctor Moreno, prácticamente sujetado por Pina en el área en un forcejeo mutuo, conecte un extraño disparo cruzado a media altura en un córner. Tampoco que poco después Ibai, uno de los albiazules más precisos en el envío, cometa un error de bulto en el pase que acabe en contragolpe rival y un extraño segundo tanto. Acciones concretas, más atribuibles a fallos individuales o incluso exceso de confianza que a falta de actitud o intensidad. Pero jugadas, en cualquier caso, que provocaron un mazazo doble que aturdió al Alavés. Durante muchos minutos, sin capacidad para la reacción ante una Real Sociedad que se había limitado a aprovecharlos e incluso pudo hacer un tercer tanto que salvó Ely con el cuerpo.

2 Real Sociedad

Moyá; Odriozola, Llorente, Héctor Moreno, De la Bella; Zubeldia, Ilarramendi, Canales; Oyarzabal, Bautista (Zurutuza, m. 46) y Januzaj (William José, m. 62).

1 Alavés

Pacheco; Martín, Laguardia, Ely, Duarte (Hernán, m. 79); Ibai (Burgui,m. 79), Pina, Daniel Torres (Medrán, m. 64), Pedraza; Sobrino y Guidetti.

goles.
1-0, m. 5. Héctor Moreno. 2-0, m. 11. Illarramendi. 2-1, m. 39. Pedraza
árbitro.
Martínez Munuera. Ha amonestado a Duarte.
incidencias.
21.445 espectadores en Anoeta

Abelardo había tirado de un equipo con solo dos cambios respecto al choque frente al Levante. Salió Manu García del equipo inicial y el sancionado Munir para dar entrada a Sobrino en ataque y a Daniel Torres en el eje. Pero el viento de los goles iniciales se llevó por delante cualquier plan táctico preconcebido para situar el duelo en una dinámica muy complicada. Más aún con un Alavés descentrado tras los tantos de Moreno e Illarramendi y que parecía pedir la cuenta de protección para evitar otro golpe demoledor. No le daba para mucho más en una fase del choque donde insistía en los balonazos largos que ni Sobrino ni Guidetti lograban ganar. Sin presencia en el partido de Pina y Dani Torres y poca participación de Pedraza e Ibai. El adversario, sin ofrecer grandes alardes, tiraba de la efervescencia de Canales para manejar la pelota, pero tampoco llegaba ya a merodear la meta de Pacheco. Eusebio había trado de inicio del canterano Bautista para tener una referencia fija en ataque, aunque después modificaría el esquema ante la amenaza alavesista.

Tiralíneas para el 2-1

El mismo Alavés que apenas lograba enderezarse tras los golpes, volvió al partido por la vía rápida. De la nada, a una acción de tiralíneas. Con el tanto de Pedraza en una notable volea después de la acción que inició Guidetti y donde Martín colocó con la precisión el balón en el segundo palo. El canterano volvió a demostrar equilibrio en las facetas defensiva y ofensiva para confirmar su consolidación como futbolista importante en el equipo. En realidad, aunque se antoje curioso tras encajar dos goles en apenas diez minutos, la defensa albiazul rayó a buena altura. Con Duarte también sólido, más allá de que Odriozola, que explotó su banda en la segunda parte, le complicara. A Duarte y a cualquier otro mete en problemas en excelente lateral donostiarra, capaz no solo de acelerar al límite sino de percutir sin descanso. Por ahí o por cualquier otro lado pudo llegar la sentencia en la segunda mitad, en un choque ya de ida y vuelta después de que Abelardo tirase de Medrán, Burgui y Hernán para tratar de exprimir las opciones.

Porque la reacción alavesista continuó tras el descanso, pero ahí parecieron gastarse casi todas las fuerzas en el tercer partido en apenas ocho días. Más minutos de presión alta y recuperación, pero muy poca llegada. Prácticamente sin oportunidades claras, salvo una acción donde Guidetti no cazó un complicado balón servido por Sobrino. Al Alavés, como a tantos otros equipos, siempre le ha faltado claridad en esos metros finales. Este domingo sin Munir, Pedraza pareció el mejor recurso. Capaz de desquiciar cuando elige a menudo malas opciones en situaciones de ventaja, pero también el futbolista que suele generar la mayor parte de los desequilibrios ofensivos.

Más cerca la sentencia

Tampoco el colegiado Martínez Munuera ayudó. Casi siempre con doble criterio en las faltas, pasó por alto una acción donde Duarte recibió un toque de Januzaj en su pierna dentro del área y acabó por descontar dos minutos ante la indignación albiazul. Quizás no hubieran bastado muchos más, porque el duelo pareció ya más cercano al 3-1 que a cualquier otra cosa. Con una Real Sociedad que tras la entrada de Zurutuza y William José se defendió con orden, controló el centro del campo y contragolpeó con peligro. Laguardia con el pie y Pacheco con la manopla evitaron la sentencia en ocasiones muy claras. Al Alavés no le dio para inquietar ya a Moyá.

Para cerrar la larga semana con tres puntos de nueve posibles, pero logrados ante el Levante en el partido clave de la serie. Más allá de que se desperdició el derbi, el Alavés llega al tramo determinante de la Liga en una inmejorable situación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos