«Si quieres jugar, presiona más fuerte»

Entrenamiento del Alavés en Alicante. / Jesús Andrade

Zubeldía aprieta a sus hombres bajo un intenso calor en Algorfa, donde el conjunto albiazul ultima su ‘stage’

IÑIGO CRESPOALGORFA

Ni un respiro. A pesar del sofocante y pegajoso calor que acompañó el entrenamiento del Alavés, al borde de los 40 grados, Luis Zubeldía mantuvo constante su nivel de exigencia y su compromiso por la férrea defensa colectiva. «Si quieres jugar, presiona más fuerte», repetía el técnico al grupo que ayer se ejercitó con mayor intensidad, entre los que se encontraban los suplentes del encuentro ante el Levante.

El técnico, de nuevo muy activo y participativo durante toda la sesión, profundizó en el aspecto defensivo, sobre todo a la hora de evitar la circulación cómoda por parte del adversario. A Zubeldía no le gustó la facilidad que encontró el Levante para establecerse en el terreno de juego albiazul en algunas fases del choque. La fortaleza y solidez colectiva, de hecho, es una de las primeras promesas que realizó el argentino al ser presentado como técnico del Alavés. Y es que el entrenador fue claro al asegurar que fundamentaría su juego en dos aspectos heredados, como la eran la intensidad y la organización táctica.

Zubeldía intenta inyectar su energía a cada futbolista durante las sesiones. Participa en algunos ejercicios, conversa con sus futbolistas de manera individualizada para corregirle algún aspecto y, sobre todo, mantiene alto el grado de intensidad y de adrenalina. Pero esos matices o la construcción de un equipo de élite no solo son fruto de consignas y rugidos. El cuerpo técnico, de hecho, diseña la jornada de preparación desde las 7.00 horas, para que nada esté sujeto a la improvisación durante la sesión: ni el orden de los ejercicios, ni la colocación exacta de los conos... Ni siquiera las parejas que se forman en los rondos.

Último entrenamiento

La imagen de los jugadores, exhaustos bajo un calor y humedad asfixiantes, destierra la sensación de que el Alavés vive una semana de retiro dorado en tierras alicantinas, donde cuenta con unas instalaciones de primer nivel además de equipamientos de lujo. En cuanto finalizó la sesión de ayer y la plantilla disfrutó de su primera tarde libre, todos los jugadores salieron disparados para exprimir su primer paréntesis de ocio.

El Alavés afrontará hoy su última jornada de entrenamientos en Algorfa, ya que mañana, poco después de desayunar, se desplazará a Madrid para disputar su penúltimo amistosos del verano ante el Leganés en Butarque (20.45 horas), el mismo escenario que servirá para inaugurar el campeonato de Liga el próximo viernes 18. El duelo de mañana, de hecho, será la segunda prueba significativa para el equipo albiazul, tras el empate del domingo ante el Levante en Elche.

Fotos

Vídeos