El partido importante es el del filial

El contraanálisis

Segunda B sería la categoría competitiva ideal para terminar el proceso de formación con un paso progresivo y natural antes de dar el salto sin traumas al primer equipo

Víctor, del filial, en su debut en Málaga. /D. Pérez
Víctor, del filial, en su debut en Málaga. / D. Pérez
RAÚL ALÚSTIZA

Este Sevilla de Caparrós no es aquel Sevilla, ni Caparrós el mismo de su etapa anterior: el de las temporadas 2000-2005. Un periodo donde sí vivió en el banquillo el auténtico Caparrós y a su lado su mejor escudero, el delegado Cristóbal Soria. Posiblemente, uno de los ejemplos que representó al fútbol más barriobajero. Ese juego que cuando eres tú el que lo aplicas y ganas se considera como algo muy competitivo y eficaz,pero cuando eres de los que lo sufres y pierdes, reclamas dignidad y vergüenza deportiva. Creo que la mayoría de la gente está de acuerdo en que para ganar no vale todo, porque si fuese así estaríamos más cerca de la ley de la selva que de otra cosa. A mí al menos, desde mi propio interés o por simple supervivencia, esa ley no me interesa. Será muy difícil que yo sea uno de los más fuertes en la selva.

Pero volviendo al Sevilla del Caparrós de hoy, hay que ser justos con él. Aunque todavía le quedan algunos ramalazos de su anterior etapa, no es aquel Caparrós. Ahora, también les digo que si ustedes quieren comprobar lo que el diccionario define como tópicos, frases hechas o discursos para la galería, no tienen más que escuchar alguna de sus ruedas de prensa. Él solo habla de lo que la gente quiere escuchar. Lo más fácil, lo más primitivo. Con argumentos muy relacionados con valores, como el de la testiculina o muy similares.

Y para el partido de hoy en el Sánchez Pizjuán, a Caparrós de pasa un poco como a Abelardo. Que por diversos problemas no van a poder realizar muchas pruebas con vistas a la próxima campaña. Es más, en nuestro caso el técnico albiazul incluso tendrá que jugar con alguno de los que no ha contado en toda la temporada y que tampoco contará para la próxima. Entre bajas y algunos otros motivos, como la imposibilidad de contar con los jugadores del equipo filial, dada su situación al encontrarse en el momento clave de la temporada con el inicio del 'play off' de ascenso.

Por estos motivos y porque prácticamente no nos jugamos otra cosa que no sea un puesto más arriba o más abajo, creo que el partido importante está hoy en Laredo. Allí el equipo filial se juega la ida de la primera eliminatoria para subir a Segunda B.

Por cierto, qué bonito sería que el equipo pudiera jugar estos partidos del 'play off' en Mendizorroza. Me estoy acordando de casos similares. Como por ejemplo, sin ir más lejos, el Athletic con su segundo equipo disputando los partidos en San Mamés o la Real con el equipo femenino jugando en Anoeta. Y aunque todavía no se ha confirmado el lugar donde se jugarán dichos partidos, al parecer, el club ya ha descartado Medizorroza. Tiene la intención de realizar ciertas arreglos en el campo. No sé las urgencias de dichas reparaciones, pero para no poder retrasarlas debe haber una razón importante y de peso. La que haga no considerar a estos partidos del filial, y el posible ascenso del segundo equipo, como prioritarios.

Para el club es muy importante disponer de un equipo en Segunda B. Sería la categoría competitiva ideal para terminar el proceso de formación. Y que fuese este equipo y esta categoría donde se terminasen de pulir futbolísticamente los jugadores, ya que, resultaría un paso progresivo y natural para dar el salto sin traumas al primer equipo.

Y no podemos olvidar otra razón de peso para que al menos no se juegue en Ibaia. Creo que todos recordaremos los problemas y antecedentes de la temporada pasada. Problemas de accesibilidad a las instalaciones y problemas por su limitado aforo para acoger un gran número de asistentes.

Y al hilo de cantera e instalaciones, la guinda de este proyecto tan universal de cantera por el que apuesta el club alargando sus tentáculos por todo el mundo geográfico y futbolístico, sería la de disponer de unas instalaciones o ciudad deportiva dignas y acorde con su categoría.

Metafóricamente hablando podríamos decir que tenemos alumnos, tenemos residencia para que vivan los alumnos, tenemos profesores, tenemos un programa de estudios y nos faltan las aulas. Ya sabemos que el asunto se encuentra estancado, pero ojalá sea Betoño la solución. Por numerosísimas y positivas razones, tanto para una como para la otra parte.

Y no podemos pasar por alto la elección de Luis Rubiales como presidente de la Federación Española de Fútbol. Lo único que espero es que con él gane el fútbol. Da la impresión que llega con un talante renovador, queriendo darle una vuelta a todo el fútbol modesto y dentro de este apartado, por supuesto el femenino. Creo que muchas veces se nos olvida que el 99,99% del fútbol no es profesional y que debiéramos ser más agradecidos con nuestros orígenes. Acordarnos de vez en cuando que de ese fútbol venimos todos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos