El Correo
Alavés

deportivo alavés

La animación albiazul, en San Isidro

Celedón bajó en Dortmund en 2001 dentro de las actividades de la afición.
Celedón bajó en Dortmund en 2001 dentro de las actividades de la afición. / E. C.
  • Aún falta la confirmación oficial del Ayuntamiento de Madrid ante las quejas que provocó el paso de los seguidores sevillistas en 2016

La final de la Copa se vivirá también antes del partido y la afición alavesista, a falta de confirmación oficial, se concentrará en el parque de San Isidro. La denominada Fan Zone (lugares destinados a la reunión de los seguidores de uno y otro equipo) será la más cómoda de los dos, ya que se encuentra a 1,7 kilómetros del Vicente Calderón, aproximadamente a un cuarto de hora o veinte minutos a pie. Para el Barcelona queda una ubicación más lejana, en el Antiguo Matadero. Tres kilómetros separan ambas por cuestiones de seguridad.

No obstante, todo queda pendiente de que se concedan los permisos pertinentes. De hecho, la pasada campaña se produjeron quejas después del paso de la afición sevillista por el parque de San Isidro. La Junta de Distrito de Carabanchel –al que pertenece– llegó a aprobar una iniciativa para que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, identificara a los responsables de haber llevado la Fan Zone a ese destino. Un espacio, recordaron, «que no solo es zona verde sino que tiene un grado de protección elevado». Cuestiones que se pusieron de relieve después de que el parque apareciera con numerosos desperdicios y algunos desperfectos.

Se trata de un amplio espacio de 355.420 metros cuadrados con un acceso después sencillo hasta el estadio madrileño. A través del puente de San Isidro por encima del Río Manzanares. Es decir, la parte natural de entrada para los aficionados que, como los albiazules, se encaminarán después hacia el fondo Norte del Calderón. La gestión de la Fan Zone corresponde a cada club, aunque con algunas restricciones. El año pasado solo se podía utilizar el día del partido, en aquella ocasión un domingo, y con un horario limitado desde las 10 horas hasta las siete de la tarde. Es decir, dos horas y media antes del encuentro. Tampoco se permitía beber alcohol fuera de las parcelas delimitadas.

Los aficionados albiazules veteranos disponen de alguna referencia en cuanto a una Fan Zone. En concreto, la carpa que se colocó en Dortmund en 2001 en la final de la Copa de la UEFA ante el Liverpool. Allí se desarrollaron diferentes actividades, buena parte de ellas en colaboración con la Diputación. También llegó un espontáneo descenso de Celedón a mediodía bajo un diluvio. Claro que en aquella ocasión se desplazaron alrededor de 10.000 albiazules, una cifra que prácticamente se doblará este mes de mayo en Madrid. En el que será sin duda el mayor desplazamiento de seguidores alavesistas en los 96 años de historia del club y, posiblemente, también el éxodo más numeroso vivido en la ciudad.

En la anterior final, el Sevilla instaló en el parque de San Isidro un escenario para actuaciones musicales, además de una barra de bar de 80 metros para sus aficionados. Muchos de ellos, además, llegaron en autobuses que aparcaron apenas a cinco minutos de esa zona lúdica. Otra cuestión de seguridad, para evitar que se mezclen las aficiones, que podría repetirse. Más aún después de que en el último Alavés-Barcelona en Mendizorroza se produjese una pelea en un bar de Vitoria antes del choque, saldada con heridos y dos detenidos.

Autobuses, trenes...

En el capítulo de los aficionados, además del reparto de entradas para la final, el Alavés también baraja organizar autobuses e incluso trenes especiales para el desplazamiento a Madrid. Se trata de otra de las cuestiones que el club debe analizar en los próximos días.

Porque la entidad albiazul asegura que, al margen de las 19.301 localidades concedidas ayer, no habrá margen para lograr más. Al menos hasta última hora, cuando la Federación sepa si ha agotado las suyas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate