El Correo
Alavés

deportivo alavés

De azulgrana, por segunda temporada

El capitán Aitor Arregi, de azulgrana, junto a Manolo Serrano celebran el ascenso del Alavés a Segunda en junio de 1995.
El capitán Aitor Arregi, de azulgrana, junto a Manolo Serrano celebran el ascenso del Alavés a Segunda en junio de 1995. / ELCORREO
  • El Alavés celebró el ascenso a Segunda en 1995 con la segunda equipación de esa campaña, que era roja con franjas azules en su parte superior

Este lunes el Deportivo Alavés juega ante el Sevilla con una inusual camiseta de color azulgrana, como gesto de hermandad con el equipo de baloncesto de la ciudad, el Baskonia. Con ello, al margen de la estrategia comercial para la venta de una «serie limitada y de coleccionista» de las elásticas de ambas entidades, la directiva pretende «seguir contagiando de su espíritu a los miles de vitorianos y alaveses a los que representan» los dos equipos profesionales más representativos de la provincia.

Al margen de este bonito gesto, no es esta la primera en la que el Glorioso sale a un terreno de juego vestido con los colores azul y granate, aunque sí es la primera vez como equipo local, en Mendizorroza. Hay que remontarse a la campaña 1994-95 para descubrir que el Alavés jugó varios partidos con una original elástica en la que predominaba el rojo y que contaba con varias franjas azules en la parte superior de la prenda. Las mangas, al contrario, eran azules con una banda roja en su parte superior.

Era su segunda equipación y con ella llegó el ascenso a Segunda el 21 de junio de 1995, en la visita del Alavés a Jaén. Aunque el encuentro acabó con derrota del Glorioso, acompañó el resultado que se dio en el otro partido en el que se jugaba el ascenso, entre Las Palmas y Gramanet. Y la celebración acabó pasada por agua, con medio equipo en una piscina.

Esa indumentaria azulgrana fue la segunda del Alavés en la temporada 1994-95, aunque al año siguiente estrenó una blanca con una gruesa franja roja (1995-99), para después pasarse a la naranja (1999-2002), a la amarilla (2002-2005) y a la naranja de nuevo (2005-2006), antes de vestirse de amarillo con franjas horizontales negras (2006-08). Después vendría la negra (2008-09), la rosa, la naranja, de nuevo una blanca con franja roja, hasta llegar a la rosa actual con la que ha disputado esta temporada varios partidos.

La evolución de la primera indumentaria

En los años 20, los pioneros vistieron una camiseta sin rayas. Tan sólo lucían una indumentaria mitad blanca y mitad azul. El calzado era muy humilde y las medias negras con una raya blanca. En 1925, aparecen las primeras rayas albiazules en contraste con el pantalón negro. Será el modelo que regirá en los años posteriores, sin apenas innovaciones.

Las camisetas del Alavés.

Las camisetas del Alavés. / EL CORREO

En 1954, el Alavés logra el ascenso a Primera con una zamarra muy del estilo de la época. Abierta con botones y con rayas algo más anchas que en equipaciones anteriores.

En 1998 en el nuevo retorno a Primera, en la temporada 1998-99, lo hizo con su camiseta tradicional de rayas verticales azules y blancas, aunque con franjas más estrechas que en otras campañas.

En el periodo 1995-1999, la elástica fue bautizada por los seguidores como 'la del Ajax' debido a su parecido y fue utilizada como segunda equipación. Era blanca con una franja vertical en rojo y detalles en azul.

En el 1999-2002, el club cambió de firma deportiva y con ella llegó una innovación discutida por los seguidores. La empresa sustituyó las rayas por dos grandes franjas, una en azul y otra en blanco.

Las de la UEFA

En 2000-01 el rosa acompañó al equipo en Europa y le dio suerte. El club ideó una camiseta en la que aparecieron todos los nombres de los socios. Fue un éxito tanto económico como deportivo.

Para la final de la UEFA ante el Liverpool, con el que coincidía en cromatismo aquel inolvidable 16 de mayo de 2001, el club introdujo otro cambio. Azul con una franja horizontal en amarillo, 'estilo Boca Juniors'.

Entre 2002 y 2005, el Alavés optó por el amarillo para su segunda indumentaria, dado que no suele ser un color muy habitual entre los equipos de fútbol.

A pesar de estos cambios, la elástica habitual del equipo ha sido, salvo contada excepciones, las tradicionales franjas albiazules, que dan sobrenombre al equipo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate