El Correo
Alavés

deportivo alavés

Una ambición sin trampa

Santos, en la imagen en un choque copero ante el Deportivo de la Coruña, será hoy titular en la Liga por quinta vez esta temporada.
Santos, en la imagen en un choque copero ante el Deportivo de la Coruña, será hoy titular en la Liga por quinta vez esta temporada. / Diego Rodríguez
  • Pellegrino confirma a Santos en el once y asegura que «hay que mejorar mucho» si el Alavés quiere rozar la zona alta

No hay como unas cuantas frases de Pellegrino para desactivar cualquier tipo de euforia y, a través de un discurso apoyado en la realidad, afrontar el día a día. Después de la victoria ante el Deportivo de La Coruña, con el Alavés en una espectacular undécima plaza y situado a solo cinco puntos de la estela europea, el preparador albiazul quiso enmarcar con claridad la visita del Valencia a Mendizorroza. «¿Mirar para arriba?, ¿para un lado?, ¿para el costado?, hay que mirarnos a nosotros mismos, reflexionar y tener espíritu crítico, que es lo que nos permite mejorar. La última semana ganamos un partido que también pudimos perder», resumió, en referencia a la afortunada y trabajada victoria en Riazor.

El preparador alavesista alienta la «ambición» del equipo en este tramo final de temporada, pero sin ocultar la realidad: «nos ha costado mucho obtener triunfos y para aspirar a estar arriba hay que ganar más partidos seguidos de lo que lo estamos haciendo. Hay que mejorar mucho el rendimiento». De hecho, el Alavés se presenta hoy en Mendizorroza en su séptimo intento de encadenar dos triunfos ligueros consecutivos. Será, además, la quinta ocasión en casa, sin haber dado todavía ese salto cualitativo en la tabla.

El cuadro alavesista lo buscará de nuevo frente a un Valencia que llega a este choque con una mezcla de sensaciones. La primera y más evidente, los siete puntos de nueve sumados en tres jornadas, con triunfo incluido ante el Real Madrid. «Están en uno de sus mejores momentos», admitió Pellegrino. A partir de ahí, la incógnita de cómo responderá la escuadra de Voro a un atosigante calendario. Con menos de 72 horas de margen de recuperación respecto al anterior partido y un nuevo choque el martes frente al Leganés. «El fútbol es un negocio, dejó de ser un deporte y se sostiene porque es un negocio», apuntó ayer el técnico albiazul cuando fue cuestionado sobre el peculiar horario, la una de la tarde, que hoy estrena el Alavés.

Esta vez lo pagará de inicio un Valencia castigado en el aspecto físico y donde se prevén varias modificaciones en el once inicial. Además del lesionado Nani y del lateral Gayá, finalmente fuera de la convocatoria, Voro podría refrescar también la parcela ancha. En una zona donde Parejo y Enzo Pérez han acumulado muchos minutos de gran intensidad en la última semana. Posibles modificaciones, sí, pero dentro de una plantilla espectacular, sobre todo tras las incorporaciones de Zaza y Orellana, y que ahora comienza a ofrecer su nivel y ha ganado en confianza.

Para el cuadro albiazul, el guión del partido parece claro. Meter desde el inicio la intensidad habitual y confiar en que el desgaste, físico y mental, pueda causar mella en el conjunto valencianista. El equipo de Pellegrino es consciente de que en su sistema defensivo reside la clave de cada partido. Futbolistas implicados y solidarios sobre el terreno de juego, a la espera de que aparezca la inspiración y el acierto que muchas veces se ha resistido en los choques en casa.

Sin los goleadores

El Alavés, después de sumar la pasada semana su quinto triunfo a domicilio, vuelve a Mendizorroza, donde solo ha logrado amarrar doce puntos y dos únicas victorias. Con nueve goles, el último hace ya más de un mes, en once partidos en casa. El dato que refleja con claridad las dificultades albiazules para crear juego ofensivo ante rivales cerrados y también los problemas para acertar con la portería contraria. Vamos, el pan de cada día de los modestos.

Hoy, el reto para la plantilla alavesista se multiplica sin el sancionado Deyverson y el lesionado Edgar. Ellos han marcado seis de los nueve tantos ligueros en el campo vitoriano esta temporada. Visto de otro modo, solo Camarasa (Granada), Alexis (Las Palmas) y Laguardia (Leganés) –dos de ellos defensas centrales– han anotado en casa al margen de estos dos futbolistas hoy ausentes. En definitiva, la constatación de que todo le hace falta a este Alavés para competir y, por ese motivo, el mérito de su trayectoria resulta incontestable.

Pellegrino, en contra de lo que es habitual, despejó ayer cualquier duda sobre el futbolista que sustituirá al brasileño. «De entrada, saldrá Christian (Santos)», zanjó. Será la quinta titularidad liguera del venezolano, que lidiará con los poderosos centrales Mangala y Garay. A priori, no se esperan más cambios en el once albiazul. Para hacer frente a un Valencia que en la primera vuelta y en plena crisis ya consiguió superar a los albiazules (2-1). El técnico alavesista volvió a insistir ayer en la «humildad» para afrontar el choque. «Allí hicimos un buen trabajo, nos ganaron en dos jugadas y no trajimos nada. Con equipos de esta calidad puedes cometer pocos errores», subrayó. Es el objetivo de un Alavés que quiere aprovechar su dinámica positiva para volar en la Liga.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate