El Correo
Alavés

Deportivo alavés

Todo lo que podía salir mal

fotogalería

Suárez y Neymar celebran el 0-2 que llegó poco antes del descanso. / Igor Aizpuru

  • Un Alavés con suplentes falla sus ocasiones y regala después cuatro goles a un Barça demoledor

El Alavés salió este sábado con la cara marcada de Mendizorroza en uno de esos partidos donde todo lo que podía salir mal acabó por suceder. Ni a la escuadra albiazul, plagada de suplentes, le dio para meterse en el partido en las clarísimas ocasiones que Theo y Santos dispusieron mientras existió partido ni el Barcelona, enchufado desde el inicio y sin reservar casi nada para la ‘Champions’, tuvo piedad, con una efectividad demoledora cuando aparecieron desconocidas grietas en la estructura alavesista. Ocho minutos de enajenación mental transitoria en la segunda parte, donde el conjunto de Pellegrino perdió cualquier tipo de rigor táctico sobre el césped y recibió cuatro goles casi consecutivos. Permitir que Messi, Suárez y Neymar reciban balones al contragolpe con espacios para pensar y ejecutar es lo más parecido a un suicidio, como quedó sobradamente demostrado. Si a eso se une alguna acción de mala fortuna, como el tanto en propia puerta de Alexis, un inusual error de Pacheco en el 0-2 o que un inspirado Rakitic coloque la pelota en la misma escuadra tras un rechace, acaba por entenderse el aplastante 0-6. Cuando aún restaba casi media hora para el final.

Fue caer a plomo desde las nubes, donde el conjunto vitoriano se había instalado desde la noche del miércoles, cuando logró colarse en su primera final de la Copa del Rey. Queda el consuelo de que no cabe comparación, al menos en algunos aspectos, con el duelo que Barcelona y Alavés repetirán el próximo 27 de mayo en busca del título. La escuadra albiazul salió al césped solo con cuatro futbolistas del pasado miércoles -Pacheco, Laguardia, Theo y Llorente- y dispuso de un día menos de descanso que los azulgranas tras un choque ante el Celta que acarreó un inmenso desgaste físico y emocional. Atenuantes para el desbarajuste, aunque también advertencia clara para los albiazules. Con unos u otros jugadores sobre el césped, salirse del partido ante un adversario de este calibre no es sinónimo de derrota sino de carnicería.

Había algunas preguntas previas al choque que se resolvieron con la alineación y el inicio del partido. La primera, que Pellegrino optó por oxigenar al equipo y renovarlo casi por completo. La segunda, que entre presionar arriba para tratar de complicar la salida de balón del Barcelona o esperar en un repliegue intensivo, se eligió, salvó en momentos puntuales, la segunda fórmula. La que había dado resultado en el Camp Nou en la primera vuelta, en un choque donde las circunstancias fueron más o menos las contrarias a las de este sábado. Todo salió bien allí.

Intensidad, Ter Stegen y 0-2

El Alavés se plantó sobre el campo con intensidad y vocación estajanovista para bascular de un lado a otro y tratar de cerrar la trampa junto al área de Pacheco. Lo consiguió durante la mayor parte de la primera mitad. Aunque el Barcelona, después de caer en casa ante los albiazules y verlos como rival en la próxima final copera, se tomó el asunto con ganas. Un conjunto azulgrana que acabará la temporada con cerca de 70 partidos y, según sea el contexto del compromiso, anda, trota o corre por el campo. Este sábado, pareció compaginar las dos últimas. Combinaciones que pueden parecer pastosas se convierten por arte de Messi o Neymar en ocasiones de gol inmediatas. Amenaza permanente.

Pero el Alavés, impulsado por un Llorente imperial en el arranque, entonces bien ayudado por Torres y también por la intensidad y profundidad de Sobrino, aguantó los primeros asaltos con entereza. Hasta encontrar uno de los momentos del partido. Un salida al contragolpe sobrenatural de Theo Hernández, que recorrió cerca de setenta metros de campo para plantarse ante Ter Stegen. El portero alemán se ganó el sueldo. Aguantó y rechazó con el costado para sofocar el incendio.

Caos táctico y gol tras gol

La segunda unidad albiazul, que en Gijón cuajó un trabajo notable, este sábado resultó casi siempre inocua ante el poderoso rival. También con la sensación de que algunos futbolistas, sobre todo Katai, jugaban para la galería. Ruletas, tacones y varias florituras más que en poco ayudaban al equipo. Krsticic, en la mediapunta, apenas aparecía, y Santos tampoco daba la medida necesaria. Poco Alavés y demasiada búsqueda de lucimiento personal ante tanto Barça. Un oponente ante el que se juegan dos partidos. El primero por los puntos y el segundo por hacer al menos el duelo largo y competir hasta el final. Los dos los perdió el conjunto vitoriano, que al borde del descanso recibió el primer mordisco de Suárez y, a continuación, el segundo de Neymar.

Pellegrino tiró tras el descanso de Vigaray para recuperar el esquema de tres centrales y después de Romero. En la segunda oportunidad para cambiar el signo del partido, Santos erró un remate claro para el 1-2. Todo salía mal. Llegó el 0-3 de Messi y el caos táctico que derivó en el aguacero de goles en la meta de Pacheco. En un Mendizorroza, eso sí, entregado al equipo tras la gesta del pasado miércoles. No trató ya el Barcelona de hacer sangre y el ‘set’ no pasó a mayores. Un mayúsculo correctivo que deja claro que perder la identidad -en el caso albiazul es el orden- convierte al equipo en poca cosa.

Directo

ALAVÉS 0 - 6 BARCELONA

Nada más por nuestra parte. Gracias por habernos acompañado una jornada más. Saludos!! Agur!!

Esperemos que este partido no sea para nada premonitorio de cara a esa final del próximo 27 de mayo.

"Quiero ir al balón, pero le pillo con el pie apoyado. Le pido perdón, voy a verle ahora a ver qué tal está", acaba de indicar el lateral albiazul a la TV.

Desde aquí queremos también mandar nuestro apoyo a Aleix Vidal, lesionado de gravedad en esa acción fortuita con Theo en el tramo final del partido.

Suárez por dos veces, Neymar, Messi, Rakitic y Alexis en propia puerta fueron los autores de los tantos blaugranas.

Goleada del cuadro culé en Mendizorroza, demostrando su músculo goleador ante un Alavés que hoy no ha sido capaz de exhibir su mejor versión.

ALAVÉS 0 - 6 BARCELONA

FINAL DEL PARTIDO

No se va a sacar ni la falta...

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate