El Correo
Alavés

la liturgia del vestuario

Fotografías y un vídeo en el vestuario para motivar a los jugadores

Pellegrino gesticula durante el partido del miércoles.
Pellegrino gesticula durante el partido del miércoles. / Igor Aizpuru
  • Pellegrino, con la colaboración del club, recurrió a familiares y amigos de los futbolistas para tocar la fibra de los jugadores antes de un partido histórico

Acabó la charla de Pellegrino y, antes de que el Alavés iniciara el calentamiento sobre el césped de Mendizorroza, llegó la sorpresa. No era un día cualquiera. Se trataba de tocar la fibra de los futbolistas ante un partido histórico y el técnico albiazul, con la colaboración del club, recurrió a familiares y amigos de los futbolistas. Mensajes de ánimo y optimismo que se canalizaron a través de fotografías de cada uno de los jugadores y también de un vídeo con dedicatorias especiales. La posibilidad de acceder a una final de la Copa por primera vez en la historia alteró la liturgia del vestuario.

Una idea fraguada después del choque de ida en Balaídos y que se gestó durante el pasado fin de semana. Empleados de la entidad albiazul se encargaron de solicitar y recopilar fotos y vídeos para encadenarlos después. Así que antes de saltar al césped para encontrarse con un Mendizorroza volcado, los futbolistas ya acumulaban adrenalina. Primero aparecieron fotografías, en la mayor parte de los casos, con los jugadores vestidos de corto, pero en sus años en el colegio. Dos o tres imágenes de cada uno de ellos que reflejaban su ascensión en el mundo del fútbol.

El hombre tranquilo

Después, vídeos de cerca de 30 segundos donde familiares y amigos les instaban a hacer historia con el Deportivo Alavés. Alrededor de diez minutos de silencio y también risas en el vestuario alavesista para preparar la cita frente al conjunto celeste. Una caseta donde Pellegrino, el hombre tranquilo, tampoco pareció alterado en esta ocasión. Lejos de levantar la voz -al menos en las imágenes que trascendieron por televisión-, volvió a insistir en el discurso de los días previos. «Es una oportunidad única, el partido está en los detalles», se le escuchaba. Ese «alfiler» que había apuntado como metáfora de la diferencia que podía existir entre ambos equipos sobre el césped. Un gol bastó.

El recurso del vídeo motivador, en cualquier caso, ha estado presente en la historia reciente del Alavés al menos en otras dos ocasiones. Antes del ascenso a Segunda en Mendizorroza frente al Jaén y también el pasado 29 de mayo, cuando el cuadro vitoriano consiguió regresar a la máxima categoría. Vistos los resultados, todos ellos positivos, parece claro que la experiencia se repetirá antes de la final copera.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate