El Correo
Alavés

semifinal de copa

El Alavés vela armas en el hotel antes del partido de Copa

  • El entrenador albiazul, Mauricio Pellegrino, ha ofrecido una charla para analizar los detalles del encuentro de este jueves en Vigo y para motivar a sus jugadores para el transcendental choque de esta noche

La plantilla del Deportivo Alavés ha recibido esta tarde una charla en su hotel de concentración en Vigo, en las horas previas al encuentro de la semifinal de Copa del Rey. El entrenador albiazul, Mauricio Pellegrino, se ha dirigido a sus jugadores para analizar el partido de esta noche y también para motivarles de cara a la disputa del transcendental choque.

Desde su llegada anoche a Vigo, la expedición del Alavés permanece recluida en su hotel, donde permanecerá hasta dos horas antes del partido. El conjunto albiazul se ha ejercitado en una suave sesión de estiramientos en el interior de las instalaciones este mediodía, antes de una pequeña sesión de vídeo previa a la hora de comer. Tras una breve siesta, los jugadores han asistido a la charla en la que han ultimado detalles relativos al encuentro de esta noche (21.00 horas) en Balaídos.

Los integrantes de la plantilla albiazul se encontraron ayer con un fuerte viente y una lluvia persistente a su llegada a Vigo. Las condiciones meteorológicas han mejorado de forma leve en las últimas horas, aunque el vuelo Bilbao-Vigo que estaba previsto para las 10.30 horas de hoy ha sido cancelado.

Balaídos, por su lado, estará lejos del lleno según las previsiones delclub celtiña. En este momento quedan más de 4.000 localidades a la venta y, a pesar de un eventual arreón final en la venta de entradas, no se prevé una ocupación mayor al 80%. El Celta, por su lado, prevé que algunos socios no asistan a la ida de la semifinal ante el Alavés, por la hora del partid (21.00 horas) y por el mal tiempo que desde anoche azota el municipio gallego.

El propio Berizzo, de hecho, temió ayer que las condiciones meteorológicas influyeran de forma negativa en el choque de esta noche. «La lluvia es un problema para el juego mismo», advirtió el técnico celtiña, cuyo estilo de juego sufre más cuando el césped absorbe mucha agua y se vuelve pesado. En los últimos días, el Celta ha recurrido a grandes lámparas LED para preservar la temperatura del terreno de juego y tratar de mantenerlo seco, aunque es probable que el campo no esté en las mejores condiciones para disputar el encuentro.

Galicia se enfrenta al primer temporal atlántico de este invierno, que está dejando rachas de viento de hasta 158 km/h. En Vigo, no se ha llegado a ese extremo, pero las rachas de viento se sitúan en torno a los 80 km/h en la zona del Campus y la lluvia ha dejado, de momento, 12,3 litros de agua por metro cuadrado. Algo más fuerte sopla en Cíes, donde el registro de MeteoGalicia recoge 87,8 km/h.

El Alavés vela armas en el hotel antes del partido de Copa

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate