El Correo
Alavés

los protagonistas

Mandar desde un centro del campo brillante


Clave. Pacheco saca una mano de lujo para rebañar el balón a Gaitán en el minuto 77.
Clave. Pacheco saca una mano de lujo para rebañar el balón a Gaitán en el minuto 77. / vincent west
  • No será fácil que el Alavés vuelva a ofrecer un nivel de juego como el que este sábado desplegó ante el Atlético de Madrid. El cuadro vitoriano bordó el fútbol por momentos y el centro del campo fue albiazul

No será fácil que el Alavés vuelva a ofrecer un nivel de juego como el que este sábado desplegó ante el Atlético de Madrid. Acostumbrado a duelos de arreones y fases de descontrol, el cuadro vitoriano bordó el fútbol por momentos. Con algunas acciones mágicas, como una combinación de alta precisión que concluyó con un cabezazo cruzado de Deyverson tras el descanso. Pero sobre todo, el centro del campo fue albiazul desde el inicio hasta el final. Brillante Llorente, participativo y con calidad Camarasa y Manu García interpretando el juego de la mejor manera. En un partido que tampoco se entendería sin la parada de Pacheco a falta de menos de un cuarto de hora o la espectacular actuación de Femenía. La suyo comienza a ser una temporada memorable. Como la de Laguardia o, el menos regular Theo, que resulta devastador.

Pacheco

Pese al espectacular partido del Alavés, entre empatar o perder solo medió la manopla de Pacheco. Ya ha demostrado en otras ocasiones que plantarse en carrera ante él no es sinónimo de gol. Lo sabe Gaitán.

Femenía

Fabuloso partido del lateral albiazul. En un duelo con complicaciones para elegir al mejor, se puede decir que lo mereció como el que más. Un puñal por la banda derecha, donde Simeone tuvo que situar a Carrasco a la media hora de juego. En un estado de forma excepcional. Velocidad máxima y acciones de pura calidad. Algunas, hasta de fantasía. Soberbio.

Laguardia

Una tarde extrañamente tranquila ante una delantera de muchos galones. Cuando fue necesario enseñó su solvencia y concentración para dejar clara su jerarquía. Solo la fortaleza de Torres le inquietó.

Feddal

En un buen nivel durante todo el partido, más allá de alguna pérdida peligrosa. También dominó el juego aéreo. Una cesión con excesiva fuerza provocó problemas a Pacheco. Bien.

Theo

Cuando el Alavés dispone del balón, sus subidas resultan letales para el adversario. Sin capacidad para seguir a este tren, que acabó el partido desatado y rozó el gol en un disparo seco que repelió Moyá.

Llorente

El director de una orquesta ayer muy afinada. Ante un adversario que no apretó en las marcas, encontró el espacio suficiente para desarrollar un juego de altura e, incluso, aparecer por el área rival con mucha más frecuencia de lo habitual. Para enmarcar su media hora inicial.

Manu García

Crece con el paso de las jornadas y su capacidad para interpretar las necesidades del equipo fue ayer inmejorable. Juego a uno o dos toques para dar continuidad, faltas tácticas cuando fue necesario y llegadas desde la segunda línea. Rozó el tanto en una acción donde se molestó con Deyverson.

Ibai

Ayudó al equipo con su intensidad y algunas acciones de calidad por la banda. No tuvo su día en el remate, como otros. Topó con Moyá en una ocasión muy clara en el inicio, tras un centro pasado.

Camarasa

Los futbolistas de más calidad del Alavés funcionaron ayer al unísono, lo que permitió observar una versión espectacular. Conexión permanente para los compañeros, detalles de alta escuela en controles y pases, aunque sin acabar de llegar al gol. Su función, en cualquier caso, es clave en este equipo. De sus botas nacen las mejores acciones en tres cuartos de campo.

Toquero

Derroche de facultades desde la derecha para ayudar en la presión y rescatar muchas segundas jugadas. El esfuerzo y trabajo del vitoriano, junto al de otros muchos, fue importante para que el Alavés pudiera jugar cerca del área contraria.

Deyverson

Acabó enfrascado en acciones sin demasiado sentido con Godín, otro experto en el otro fútbol. Al brasileño, una máquina de presionar con fe y sin esconder el pie, poco se le puede reprochar. Cerca del gol en un par de ocasiones, pero como todo el equipo, tampoco encontró la lucidez para definir.

Edgar

El primer hombre de refresco. Aportó intensidad y también desborde n ocasiones. Un gran disparo cruzado desde el borde del área también fue repelido por Moyá.

Santos

Entró como segundo delantero, con un Alavés volcado, pero tampoco le llegaron balones claros. Más intensidad que en duelos anteriores.

Vigaray

Un recurso para el tramo final, donde entró en el lateral para que Femenía adelantase su posición. Correcto.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate