El Correo
Alavés

alavés - leganés

Escalada sin retorno

El Alavés se ejercitó ayer en las instalaciones de Betoño sobre un césped cubierto de blanco por el hielo.
El Alavés se ejercitó ayer en las instalaciones de Betoño sobre un césped cubierto de blanco por el hielo. / Jesús Andrade
  • El Alavés busca el sobresaliente en el ecuador de la temporada para allanar su camino a la permanencia

En cada momento de los últimos diez años, cualquier aficionado albiazul se habría pellizcado o estremecido si le hubieran asegurado que el Alavés acabaría la primera vuelta de su regreso a Primera más cerca de los puestos directos a la Europa League que del descenso a Segunda. No será este hito el que persiga esta tarde el conjunto de Pellegrino ante el Leganés, que comparte la condición de recién ascendido inesperado, pero refleja la excepcional primera vuelta del equipo vitoriano, cuya clasificación a semifinales revalorizaría de forma significativa su reestreno en la élite.

El Alavés quiere rubricar ante uno de sus teóricos rivales directos una excelente primera mitad de la temporada, en la que ha obtenido más de media salvación con unos cimientos que apenas se han tambaleado. El recorrido que ha realizado el Alavés en las primeras 18 jornadas podría asemejarse a una especie de ascensión a una montaña sin cumbre, en la que el conjunto albiazul observa solo el próximo saliente al que agarrarse, tal y como describió ayer el propio Pellegrino. «Cuando uno escala una montaña lo más difícil es de la mitad hacia arriba», afirmó el técnico argentino.

Las hazañas que ha firmado la tropa albiazul lejos de Mendizorroza le han permitido acelerar la forja de su carácter, una de sus principales bazas para verse capaz de obtener un premio ante cualquier adversidad y bajo toda circunstancia. Detenerse para observar la distancia que lo separa del suelo, sin embargo, podría desviar su atención y condenarlo a un accidente como el que sufrió en Anoeta, la única ocasión en la que el Alavés se ha visto superado y sin respuesta en toda la primera vuelta. «Nos vienen semanas de desgaste y tenemos que saber responder», reconoció el técnico.

«Lejos del objetivo»

El Alavés busca confirmaciones que reafirmen su trayectoria cada vez que salta al terreno de juego, por su condición de inexperto en la categoría y por su perfil humilde, innegociable por su vitola de recién llegado. Ante el Leganés quiere aumentar la distancia con uno de los perseguidores que están llamados a luchar por la salvación hasta el final, ratificar la superioridad que refleja la clasificación y concluir la primera vuelta con el simbólico respaldo que le proporcionaría acabar más cerca de los puestos europeos (hoy están a nueve puntos) que del descenso (a diez).

«Estamos muy lejos de cumplir con nuestro objetivo y tenemos muchos escalones por subir. Cada partido nos ofrece diferentes dificultades, y este será ante un rival trabajado y que conoce muy bien a lo que juega. Aunque nuestro equipo muestre cosas positivas, lo más difícil en el fútbol es hacerlo cada tres días y seguir elevando el nivel de dificultad», aseguró Pellegrino, quien deberá reajustar su defensa por las sanciones de Kiko Femenía, por acumulación de amarillas, y de Feddal, expulsado ante el Celta en Vigo.

No es el Leganés el conjunto más prolífico en la parcela ofensiva. De hecho, es el equipo que menos goles ha anotado en lo que va de campaña, con trece, mientras que logró su último triunfo en noviembre. Tampoco el Alavés puede alardear de poseer una delantera implacable, pues tan solo cuenta con dos dianas más, aunque ha mostrado una efectividad mucho mayor que la del conjunto ‘pepinero’. Los de Asier Garitano, en este sentido, han protagonizado más de un encuentro (ante el Athletic en la última jornada, sin ir más lejos) en el que parecía imposible que el marcador finalizara intacto.

En un escenario tan difuso, en el que un solo tanto podría ser sinónimo de un triunfo de enorme valor, Pellegrino confía en que el Alavés logre al fin imponer su juego en Mendizorroza, algo que se le ha resistido en casi todos los encuentros que ha disputado a lo largo de la temporada. «Espero que el partido tenga mucho ritmo y podamos manejar el balón lo máximo posible en su campo. Que nuestros mejores hombres tengan un gran día de cara al gol... En definitiva, precisión y velocidad en los escasos espacios que nos conceda el rival, que es lo más difícil, porque cada vez son menos y los equipos se organizan mejor», avanzó el entrenador. La receta puede variar en cuestión de segundos, pero el Alavés tiene el aval de cinco meses de notable alto.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate