El Correo
Alavés

liga

Sin consistencia para dar el salto

fotogalería

Alexis se lleva las manos a la cabeza. / Blanca Castillo

  • El Alavés derrocha dos ventajas en un partido con más goles que juego y cede el empate al Leganés a pocos minutos del final en una pobre segunda mitad

No hay duda de que el Alavés cerró anoche con 23 puntos una magnífica primera vuelta de la competición ni que su falta de consistencia le privó de dar un salto importante en la clasificación. En un partido extraño, con más goles que juego entre dos equipos escasos de imaginación y sin pudor para especular, al vitoriano ni siquiera le dio para sostener dos ventajas que aparecieron de la nada. De una efectividad máxima en sus contadas ocasiones con los tantos de Laguardia y Edgar en el inicio de ambas mitades.

La escuadra albiazul, ante un Leganés sobrio pero limitado, encajó un tanto tras un saque del portero contrario y derrochó después toda una segunda parte hasta que aparecieron inusuales goteras defensivas que costaron el empate e, incluso, pudieron provocar daños mayores. Otra vez, además, concediendo demasiado en unos minutos finales que se le atragantan de formar regular esta temporada.

Posiblemente hay dos explicaciones a los problemas de un Alavés que solo ha conseguido dos victorias en Mendizorroza en los nueve encuentros disputados. Una bastante clara habla de un equipo cómodo en su sistema defensivo, pero sin demasiados recursos cuando se trata de alterar a un adversario sólido. A ello contribuyó este sábado una tarde aciaga de Theo Hernández, al que Asier Garitano cerró el paso con dos laterales por su banda, y que suele maquillar las dificultades del equipo con cabalgadas devastadoras que desbordan líneas. También que Camarasa, engullido por el partido y desacertado, apenas apareciera en la zona de enganche para generar algo de fútbol y alimentar a un Deyverson convertido en atleta a tiempo completo desde hace varios partidos.

1-0, control y empate

La segunda realidad es que el Alavés juega a lo que juega, forzar los errores del rival y evitar los propios. Sin que, en muchas ocasiones, sobre todo en casa, Pellegrino mueva ficha para buscar algo más. El sábado, el conjunto vitoriano había tomado ventaja en una acción primero afortunada, con un disparo de Llorente que acabó en el pie de Laguardia, y después certera del central, que sacó un disparo seco y ajustado. Después, en un ejercicio bastante pulcro, movió la pelota con sentido ante un Leganés superado, pero sin encontrar un ápice de profundidad, más allá de alguna internada o balón tocado al área por Ibai. Hasta que de un envío largo y una mala decisión de Alexis, que no ganó la pelota que buscaba por arriba, nació el empate al borde del descanso.

En la segunda mitad, en cualquier caso, ni el técnico alavesista ni el equipo lograron enderezar, tampoco con la entrada final de Torres y Toquero, una situación que se degradaba poco a poco tras el 2-1 de Edgar. Después de la entrada del segundo punta del Leganés, Luciano, y oxígeno en las bandas madrileñas con Szymanoswky y Unai López. Las amenazas y llegadas del rival se multiplicaban. Sin que al Alavés le diera para armar un contragolpe o buscar otros recursos ofensivos con los que pelear balones en el juego directo. Todo a la misma carta, resistir desde la trinchera sin otro horizonte que alcanzar el final.

Una tarde de errores

En una tarde donde Munuera Montero, aquel árbitro del Bilbao Athletic-Alavés en Barakaldo, volvió a empeñarse en dejar su sello. Desde una tarjeta a Theo en el minuto inicial por una presunta simulación hasta hacer repetir saques de banda, desautorizar a su auxiliar cuando le señalaba una falta, olvidarse hasta el final de las amonestaciones al Leganés... Los que le han colocado este año en Primera División sabrán lo que han hecho. O quizás con este jiennense solo se trate de cuestiones que afectan a los partidos de los albiazules.

Colegiado aparte, no hubo demasiada excusa para un Alavés que compite siempre, algo que no es poco, pero al que aún le falta una velocidad para establecerse por derecho propio en un escalón superior. Ayer, con la importante baja de Femenía y el día gris de Theo, se quedó también con muy poquito apoyo desde las alas. En una tarde de errores, con cuatro de esos goles que los entrenadores consideran evitables, en acciones de estrategia.

Curiosamente, los dos equipos hasta ayer con menos dianas en la clasificación aprovecharon las ocasiones. El Alavés tuvo alguna más anterior, como un cabezazo de Manu García que sacó Insúa, y el Leganés por momentos amenazó con el 2-3. Ni unos ni otros, posiblemente, merecieron más. La rueda no cesa en este mes y el sueño de la Copa del Rey se abre este mismo martes.

Directo

FINAL: DEPORTIVO ALAVÉS 2 (Laguardia y Edgar Méndez)-LEGANÉS 2 (Guerrero e Insua). Marcó primero Laguardia y empató al borde del descanso Guerrero. Nada más empezar la segunda parte se ha adelantado el Glorioso por medio de Edgar Méndez, e Insua ha establecido la igualada definitiva a 5 minutos del final.

Final: 2-2.

Chut alto de Alexis Ruano.

El duelo de dos equipos ascendidos va a terminar en empate.

2-2 en Vitoria.

1 minuto para el final.

Tarjeta amarilla a Rubén Pérez por golpear a Manu García en un salto.

Quedan dos minutos del descuento.

47 minutos de la segunda parte: Deportivo Alavés 2 (Laguardia y Edgar Méndez)-Leganés 2 (Guerrero e Insua).

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate