El Correo
Alavés

nuevo mendizorroza

El Ayuntamiento pide al Alavés una «implicación económica importante»

Dos aficionados observan la maqueta del nuevo Mendizorroza que el club exhibe en la calle Dato.
Dos aficionados observan la maqueta del nuevo Mendizorroza que el club exhibe en la calle Dato. / Igor Aizpuru
  • Itziar Gonzalo, teniente de alcalde, dice que la reforma de Mendizorroza debe responder «a necesidades que sean de interés para la ciudad»

El Alavés quiere contar con un nuevo Mendizorroza para el año de su centenario, 2021, y tras la presentación pública del proyecto de ampliación del campo, también ha comenzado el debate político sobre una instalación que requerirá de financiación por parte de las instituciones. Ayer, la teniente de alcalde peneuvista, Itziar Gonzalo, dejó claro que para que el estadio albiazul pueda alcanzar las 32.000 localidades que quiere el club vitoriano deberá existir «una implicación económica importante» por parte de la entidad albiazul.

La representante del gobierno municipal ofreció sus impresiones sobre el proyecto albiazul en la comisión de Urbanismo tras una pregunta realizada por Irabazi. Este grupo municipal considera que «antes de destinar dinero público a la ampliación de Mendizorroza se deben acometer obras pendientes en otros espacios deportivos». También apuntó, en ese sentido, la posibilidad de plantear «una consulta ciudadana» antes de tomar cualquier decisión.

Itziar Gonzalo, por su parte, destacó que a estas alturas quedan todavía muchas cuestiones por conocer sobre la intención albiazul de remodelar el estadio del paseo de Cervantes. «El equipo de gobierno entiende que este proyecto debe concretarse mucho más y debe responder, desde luego, a necesidades ciertas y que sean de interés para la ciudad». El Alavés ya ha anunciado su intención de dar a conocer en las próximas semanas el plan de financiación para el nuevo Mendizorroza y también ha dejado entrever que el club realizará un esfuerzo económico para acometerlo.

El club vitoriano presentó recientemente el proyecto junto a los arquitectos, adelantado por EL CORREO, y desveló que la obra podría suponer un gasto de alrededor de 50 millones de euros para conseguir un campo de 32.000 espectadores. Las gradas actuales se ampliarían, mientras que también se añadiría un anillo superior con capacidad para cerca de 7.000 localidades.

Josean Querejeta, líder del grupo gestor e impulsor del proyecto, ya ha dejado claro que «la única fórmula» para garantizar el crecimiento del Alavés en los próximos ejercicios pasa por mejorar las infraestructuras. Una idea donde también se incluye la recién adquirida residencia para jugadores en la parte trasera del Mineral, así como el proyecto para construir una nueva ciudad deportiva. En este caso, las negociaciones también se llevan a cabo con el Ayuntamiento para la compra de Betoño, donde el conjunto de Pellegrino ya realiza algunos entrenamientos semanales.

Ciudad deportiva y plan

Sobre este último punto, Itziar Gonzalo precisó ayer que el Consistorio «debe defender el interés de la ciudad, que puede ser compatible con este plan». Aunque también remarcó que cualquier acuerdo con el Alavés debe tener también en cuenta a los equipos que en la actualidad se ejercitan en estas instalaciones. «Les debemos garantizar un espacio y una infraestructura adecuada», señaló. De hecho, el Ayuntamiento ya ha realizado gestiones para que el barrio de Zabalgana pueda acoger campos de fútbol si las antiguas instalaciones de Michelin pasan a manos del club albiazul.

Se trata solo del inicio del debate político sobre las iniciativas que plantea el Alavés para su futuro más cercano. Entre ellas, conseguir la ampliación de Mendizorroza bajo una fórmula similar a la que se produjo con San Mamés y Anoeta, donde a la implicación económica de los clubes se unió también la de las instituciones públicas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate