El Correo
Alavés

Copa del rey

Un regalo anticipado

  • El Alavés, repleto de meritorios, convierte el trámite en un paseo imperial ante un Nàstic calamitoso y espera ya el sorteo de octavos

Existen los trámites grises y amargos, poco sugerentes para los futbolistas. El Alavés recibía al Nàstic en la antesala de sus pequeñas vacaciones navideñas con la eliminatoria de Copa sentenciada y ante la tenue presión del colista de Segunda, enfangado en la lucha por la supervivencia. Pero los meritorios del conjunto albiazul, hambrientos de una pequeña parcela de respeto y gloria, convirtieron el aburrido papeleo en un dulce paseo imperial que permitió al extenso escuadrón de Pellegrino encarar el parón invernal con una apacible sonrisa.

Los suplentes habituales del Alavés han comprobado durante los primeros meses de la temporada que su condición de secundarios puede ser efímera. Los ejemplos de Toquero, que ha actuado como titular en los dos últimos encuentros de Liga tras el doblete que logró en Tarragona, y de Cristian Espinoza, que contó con un par de oportunidades tras su buen papel en el amistoso de Avilés ante el Sporting, parecen tatuados en el imaginario colectivo del vestuario albiazul, que tenía la innegociable premisa de disfrutar y cautivar a su técnico.

Katai brilló con algunas acciones magistrales, Daniel Torres, todavía lejos de la versión que le llevó al Alavés, firmó dos grandes asistencias, sobre todo la primera de ellas a Edgar. Sobrino, quizás algo revolucionado por querer condensar todo su talento en la primera titularidad de la temporada, se marchó a la ducha después de haber tratado de regatear a todos los futbolistas rivales, mientras que Christian Santos bregó hasta la extenuación por volver a marcar. Es cierto que enfrente tenían a un Nàstic con ínfulas de equipo tocador y calamitoso en defensa, pero actuó como ‘sparring’ perfecto para aliviar la ansiedad de la segunda unidad albiazul.

Hambre por marcar

Sobrino y Katai tenían como máxima prioridad demostrar que figuran entre los futbolistas con más talento de la plantilla. Uno continúa ligado a la disciplina del Manchester City, voraz con los jugadores que no le conquistan desde el inicio, mientras que el serbio supuso la mayor inversión del verano, aclamado en el Estrella Roja como el atacante más creativo y letal de la Liga de su país. A Sobrino se le adivinaba un pequeño brote obsesivo por el gol, que buscó con empeño por encima de todo. Lo intentó sin fortuna en el segundo minuto y desde entonces sin descanso hasta que transformó un penalti que él mismo provocó en el minuto 31 y que supuso la expulsión de Kakabadze. Trazaba diagonales, buscaba el disparo con la derecha y encaraba desafiante cualquier indicio de camiseta roja.

El delantero cedido por el City no quería quedarse fuera de la fotografía, y menos después de que Edgar diera un nuevo golpe a la eliminatoria tras definir un genial pase de Daniel Torres. El colombiano lo dejó solo ante la línea defensiva del Nàstic, repleta de mimos que miraban estupefactos al juez de línea. El conjunto catalán disfrutaba con la pelota y atacaba con cierto criterio, sobre todo cuando se sacudió la presión que lo ahoga en Liga. Pero el Alavés le demostró al equipo catalán que ambos contendientes se encuentran en las antípodas del partido que protagonizaron el pasado curso en Mendizorroza, cuando buscaban el ascenso, por mucho que los albiazules jugaran ayer sin los titulares habituales.

Poca chispa tras el descanso

El conjunto de Pellegrino llegó incluso a ofrecer algunos minutos de mérito con el balón, algo aún inédito en el feudo vitoriano. Entre ellos destacó de forma intermitente Krsticic, a quien todavía le cuesta tener continuidad en el juego pero regala algunos destellos esporádicos. El serbio, de hecho, consiguió un precioso tanto a la media hora de juego, con un zurdazo ajustado desde la frontal. El Alavés rebajó entonces el ritmo para que no pareciera que el Nàstic era el invitado de una fiesta macabra y sádica. Espinoza le dio algo de chispa al juego en los primeros minutos tras la reanudación, aunque sus compañeros no le siguieron en el guion. Solo un doble fallo en el minuto 69 inquietó el 6-0 global de la eliminatoria. Sus protagonistas fueron Sobrino y Katai, que al fin tuvieron su día de recreo.

Directo

FINAL EN MENDIZORROZA: DEPORTIVO ALAVÉS 3 (Edgar Méndez, Rubén Sobrino -penalti- y Krsticic)-NÁSTIC 0. El Glorioso está en octavos. Global de 6-0 para los de Pellegrino. El Deportivo Alavés despide el 2016 con una clara victoria en la Copa.

Final. 3-0.

Hoy los goles han sido de Edgar Méndez, Rubén Sobrino de penalti y de Krsticic en la primera mitad.

El Gorioso zanja la eliminatoria con un global de 6-0.

1 minuto solo de descuento.

Chut alto de Camarasa.

0-3 en Tarragona y 3-0 en Mendizorroza.

Último minuto del partido. Faltará también el descuento.

43 minutos de la segunda parte: Deportivo Alavés 3 (Edgar Méndez, Rubén Sobrino -penalti- y Krsticic)-Nástic 0.

Termina un gran 2016 para el Glorioso.

El Alavés pasa a los octavos de final.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate