El Correo
Alavés

deportivo alavés

El Alavés negocia un pacto de colaboración con un club de Segunda croata

Alexis celebra su gol contra Las Palmas, que puso por delante al Alavés en el último choque de Mendizorroza.
Alexis celebra su gol contra Las Palmas, que puso por delante al Alavés en el último choque de Mendizorroza. / Rafa Gutiérrez
  • El equipo vitoriano y el NK Rudes realizaron un primer contacto a comienzos de noviembre en el país balcánico, en el que trataron de sentar las bases de un eventual pacto para el futuro

El Alavés mantiene abierta una vía de negociación con el NK Rudes, líder de la Segunda División croata, para sellar un acuerdo de colaboración. Ambos clubes realizaron un primer contacto a comienzos de noviembre en el país balcánico, en el que trataron de sentar las bases de un eventual pacto para el futuro. «El primer acercamiento se realizó hace cerca de un mes. A día de hoy, no hay nada cerrado, pero el contacto continúa abierto», aseguraba ayer el director deportivo del club croata, Ivan Knezevic, en una conversación con EL CORREO. Por tanto, a pesar de que las conversaciones no llegaron a buen puerto en aquel encuentro, la posibilidad de que las dos entidades sellen un acuerdo es todavía real.

«El Rudes busca un inversor internacional y no solo se centra en el Alavés, ya que ha recibido propuestas de clubes de países como Turquía y Kazajistán», asegura el máximo responsable deportivo de la humilde entidad balcánica, que competía en la cuarta categoría del país hace solo 13 años. Fuentes próximas a la negociación, sin embargo, aseguran que el equipo con más posibilidades para meter en su órbita al Rudes es sin duda el conjunto albiazul, ya que ofrece un proyecto mucho más atractivo que el resto de pretendientes.

El Alavés trata de extender su impacto en el fútbol internacional y ha apuntado a Croacia como una de sus bases para captar talento joven y de gran proyección. Algunos aspectos del posible convenio señalan una sustancial aportación económica por parte del Alavés, que ayudaría a cuadrar el presupuesto cercano a 4 millones del Rudes, un equipo de barrio de Zagreb que apenas cuenta con instalaciones deportivas de primer orden -su estadio tiene 1.200 asientos en una sola tribuna- y sufre para encontrar patrocinadores, pero que ha experimentado un crecimiento meteórico en la última década.

El equipo balcánico ayudaría a controlar el talento potencial de toda Croacia y las regiones cercanas, y serviría como club de paso de algunos jugadores antes de dar el salto al Alavés. En este sentido, un posible acuerdo con el club albiazul facilitaría al Rudes su camino de subir a Primera, algo prohibitivo a día de hoy por su precariedad económica. Quienes siguen de cerca la actualidad del conjunto de Zagreb subrayan que sin un apoyo económico extraordinario no podría competir con garantías en la máxima división, ya que carece de una amplia masa social, un estadio que reúna las condiciones para acoger encuentros de Primera, inversores privados o ayudas públicas.

El Alavés, por tanto, trata de explorar con decisión la vía balcánica, iniciada con las incorporaciones de Pantic, Krsticic y Katai esta temporada. Los serbios, de hecho, componen la colonia mayoritaria del vestuario albiazul tras los españoles, aunque su protagonismo no ha sido hasta hoy notable. Las próximas semanas, no obstante, determinarán si el Alavés consigue establecer su pequeño nicho en el humilde conjunto de Zagreb, tal y como esperan los máximos responsables del posible nuevo socio albiazul.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate