El Correo
Alavés

deportivo alavés

Mendizorroza captura la historia albiazul

Álvaro Canchado e Ibai Ruiz, miembros de Iraultza 1921, frente al graffiti dedicado a Jose Luis Compañón en 2014.
Álvaro Canchado e Ibai Ruiz, miembros de Iraultza 1921, frente al graffiti dedicado a Jose Luis Compañón en 2014. / Blanca Castillo
  • Dieciséis imágenes pintadas en la fachada de Preferencia fueron la idea estrella para celebrar el 90 aniversario del campo en 2014

Aunque en espíritu nunca hayan abandonado el paseo de Cervantes, José Luis Compañón, la Paca y Donato Díaz Villaluenga regresaron en 2014 a Mendizorroza. Son tres de las figuras emblemáticas de la historia del Alavés que, junto a otras trece imágenes, muchas de ellas captadas por las cámaras fotográficas de EL CORREO, visten con un mural la fachada de la tribuna de Preferencia desde octubre de aquel año. Se trataba de la iniciativa estrella del grupo de animación Iraultza 1921, que en colaboración con el club y diversos patrocinadores conmemoró los 90 años de historia del campo.

Para Iraultza 1921, el grupo que en las últimas temporadas ha forjado un ambiente festivo en la grada de Polideportivo, el objetivo era claro. «Se trata de fomentar el alavesismo. No sólo entre la masa social del club, sino en toda la ciudad», explicó entonces Ibai Ruiz. Los murales comenzaron a bosquejarse a mediados de octubre de 2014. A finales de aquel mes, varios de ellos aparecían ya terminados. Además de los miembros de esta peña, participaron otras asociaciones y grupos de arte urbano de Vitoria. Un laborioso y cuidado trabajo que, como los aficionados han podido observar desde entonces, evoca alavesismo por los cuatro costados.

Desde Ciriaco y Quincoces, la defensa mítica anterior a los años 30, hasta la formación inicial del Alavés en la final de la Copa de la UEFA frente al Liverpool en 2001. Otra instantánea representativa de los altibajos del club durante más de nueve décadas es la imagen en la que Kepa Azkue y Esteban Feijoó pugnan por el balón con el futbolista del Abetxuko Patxo. En un choque disputado en Tercera División en el campo de Ametza en noviembre de 1989 y donde el conjunto albiazul sólo pudo empatar en una tarde de agua y barro.

También asoma desde su vieja atalaya en Mendizorroza Donato Díaz Villaluenga, notario durante décadas del marcador cuando esta palabra no se asociaba con electrónico. A su lado, el memorable 8-5 que el Alavés endosó al Real Unión en un choque de Segunda B y que a veinte minutos del final marchaba 4-5.

Si Donato se ha hecho un hueco en el campo albiazul, igualmente hay lugar de honor para José Luis Compañón, uno de los directivos más activos y longevos en la historia del Alavés. Aquel entrañable personaje que igual paseaba despreocupado en bicicleta por la ciudad que presentaba recursos ante la Federación para evitar un castigo por tarjetas o se encargaba con mimo de que los jugadores se sintiesen a gusto en el club. Otra figura con solera, la Paca, Francisca Ortiz de Guzmán, aficionada fallecida en 2004 a los 94 años de edad después de seguir al Alavés por casi todos los campos posibles, se ha hecho visible ya en el mural de Preferencia. Igual que el escudo del club o un lema contra el racismo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate