El Correo
Alavés

Alavés-Las Palmas 18:30

Mendizorroza quiere sumarse a la fiesta

Mendizorroza quiere sumarse a la fiesta
  • El Alavés recibe a Las Palmas tras dos triunfos seguidos y quiere salir al fin de su espiral como local

Al Alavés le espera su habitual pequeño homenaje hoy en Mendizorroza, transformado en feria provincial desde su reestreno en Primera el pasado mes de agosto. La hinchada albiazul, que no pudo desplazarse en masa a Villarreal y Tarragona por los desfavorables horarios, espera a su equipo tras conquistar dos victorias consecutivas por primera vez en lo que va de temporada. Será el momento más plácido en el que el Alavés regresará a su templo, en una situación idílica desde el punto de vista de los resultados. Solo en las dos primeras jornadas disputadas en el estadio vitoriano, que concluyeron con sendos combates nulos ante el Sporting y el Deportivo, el ambiente estaba tan cargado de éxtasis como hoy. Los de Pellegrino habían conseguido entonces empatar en el Calderón y tumbar al Barça en el Camp Nou, y hoy, tras su semana más solvente, esperan salir de la inesperada espiral que se han encontrado en Mendizorroza con el segundo triunfo en casa ante Las Palmas.

El Alavés afila su perfil de visitante temible cada vez que sale de Vitoria. En todos sus desplazamientos ha conseguido atragantar a sus rivales salvo en Anoeta, donde los albiazules perdieron su identidad por un día. Tras las victorias en Pamplona y Villarreal, además, la teoría de que se trató de un trágico accidente o de un ataque de amnesia temporal cobra aún más fuerza. La contrapartida a esa abrumadora pegada que exhibe lejos de Mendizorroza, sin embargo, es que el Alavés parece abordable cuando actúa como local. El conjunto albiazul ha conseguido que los grandes tiemblen cuando se cruzan en su camino y que los más modestos puedan aspirar a llevarse prestado algún punto de su feudo.

La tropa de Pellegrino, no obstante, encara la mejor ocasión para alzarse con su segundo triunfo en Mendizorroza, donde solo se estrelló el Granada. La inercia de las dos victorias consecutivas, logradas además sin un solo tanto encajado, han disparado al Alavés hasta una posición que le da cierto margen para afrontar los encuentros, algo alejado del estrés que produce la imperiosa necesidad de puntuar. El técnico argentino, además, tendrá a todos sus jugadores disponibles por primera vez en la temporada ante Las Palmas, brillante en el fútbol de vértigo pero algo inseguro cuando abandona su cálida isla.

El conjunto de Quique Setién, prodigioso al inicio de campaña por su asombrosa pegada y su fútbol alegre, no conoce el triunfo como visitante desde la primera jornada, cuando tumbó al Valencia en Mestalla por un contundente 2-4. Tras aquella exhibición ofensiva, seguida de una goleada al Granada, los canarios tan solo han sumado un punto, en El Sadar. No se trata de que Las Palmas se olvide de jugar o cambie de actitud en terrenos ajenos, sino de que se encuentra en una especie de limbo incierto, en el que supera con la pelota a sus adversarios pero no consigue doblegarlos.

Cómodo con espacios

El Alavés, en cambio, se ha mostrado implacable siempre que se ha medido a equipos con vocación de dominio o de adueñarse del balón. Sus adversarios en Mendizorroza, a excepción del Madrid, se desenvolvían mejor a la expectativa o al contragolpe, lo que obligaba al conjunto albiazul a meterse en la piel de lo desconocido. Los de Pellegrino han sido precisos y decisivos cuando han provocado espacios o desajustes, como en el Camp Nou, en El Madrigal y en el Nou Estadi, pero no han dado con la fórmula de reducir a las defensas pobladas que han visitado hasta ahora Mendizorroza.

En ningún momento como en el triunfo ante el Villarreal se ha sentido más resuelto y cómodo el Alavés, desatado en los ataques rápidos e impermeable en defensa salvo en los primeros minutos de la segunda mitad, por lo que Pellegrino podría repetir el ‘once’ y el esquema a excepción de Pantic, que dejará su lugar a Alexis o Laguardia. El conjunto albiazul halló la perfección de lo que busca fuera de casa: una eficacia absoluta y una solidez defensiva capaz de frustrar a los delanteros más talentosos. Aún debe encontrarse, no obstante, con su partido perfecto en Mendizorroza, que le permita sacudirse las dudas y desatar la fiesta completa ante su afición, hambrienta tras haber festejado solo una victoria.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate