El Correo
Alavés

deportivo alavés

El Alavés vuela en El Madrigal

  • Un espectacular primer tiempo con goles de Ibai y Camarasa amasa un triunfo de calidad ante un rival superado

El Alavés explotó este domingo todo su caudal de juego para inundar por momentos el Madrigal con una riada de fútbol soberbia. La que en la primera parte derribó por arrastre todos los obstáculos amarillos y, con los tantos de Ibai y Camarasa en apenas veinte minutos, allanó un triunfo importantísimo. Cada uno lo es, en realidad, cuando se trata de sobrevivir en Primera División. La escuadra de Pellegrino abandonó la pastosa e indolente imagen de la pasada semana para convertirse desde el arranque en un equipo tan sólido y sacrificado como afilado en sus recursos ofensivos. Desatados Femenía y Edgar por la derecha, amenazador Theo en sus llegadas por la izquierda, con la canalización de Llorente y Camarasa entre líneas, apariciones contundentes de Ibai y también un Deyverson en versión todoterreno, hasta resultar un incordio eterno para la zaga rival. Demasiado juego y determinación para un Villarreal que llegaba castigado por el duelo europeo del pasado jueves y, antes de desperezarse y quitarse las legañas, vio un boquete de grandes proporciones en el marcador. Después, como parecía lógico ante un adversario de inmensa calidad y este domingo nulo remate, hubo todavía que sufrir y, en ocasiones, aferrarse a un Fernando Pacheco en estado de gracia.

Solo la grandeza y las circunstancias del fútbol permiten entender que el mismo Alavés que decepcionó ante el Espanyol se permitiera este domingo zarandear en varias fases del partido a uno de los mejores equipos de la competición. Hasta este fin de semana, el mejor conjunto local del campeonato, sin derrotas y con solo tres tantos recibidos en casa. Este domingo, el huracán alavesista le endosó dos consecutivos, además de otro balón al palo de Theo y varias llegadas más de gran peligro, como un zapatazo de Ibai que Asenjo despejó con muchos apuros.

Lo mejor de la temporada

Un equipo que bordó los primeros 45 minutos para convertirlos en su mejor tarjeta de visita de la temporada. Como suele suceder en este tipo de encuentros, el punto de fortuna cayó también del lado alavesista. Por ejemplo, cuando Pantic, solvente en su debut en la titularidad, rozó el tanto en propia puerta o Musaccchio, que regaló el segundo gol en una mala cesión, envió por encima del larguero con el muslo un remate con Pacheco batido. Todo debe cuadrar para lograr un triunfo de calidad como el de este domingo, tan sabroso en lo clasificatorio como clarificador acerca de las posibilidades del Alavés. Un equipo que, a falta de regularidad en su rendimiento y en la capacidad para interpretar los partidos desde el ángulo más incisivo, ofrece síntomas de poder aferrarse al segundo escalón de la tabla. Ese al que ahora ha escalado y donde las posiciones rojas se observan ya con cierta comodidad desde el retrovisor.

El duelo había nacido con una escuadra albiazul que regresó a los orígenes en lo táctico. Con Pantic en el eje de la zaga por obligación ante las ausencias de Alexis y Laguardia, una defensa de cuatro con Theo en el carril izquierdo y dos extremos, Ibai y Edgar, que volvieron a funcionar a pleno pulmón. También a base de introducir variantes en el juego. Con combinaciones pero sin miedo al balón largo y la disputa de las segundas jugadas. Es decir, golpeando de forma equilibrada. Apostar por el toque de balón como referencia no debe significar renunciar a otros valores más prácticos, un pecado que este Alavés ha cometido en ocasiones. Evidentemente, no todas las mañanas o tardes serán redondas como la de este domingo. Porque el Villarreal, con cinco cambios en la alineación respecto al choque ante el Zurich, apenas tuvo respuesta. Cansacio físico o psicológico ante la acumulación de esfuerzos, no hubo noticias del conjunto amarillo hasta el descanso, más allá de algunas llegadas por la derecha de Castillejo y el lateral Mario.

Sin el 0-3, Pacheco y a sufrir

El Alavés pudo ponerle la cremallera al partido poco después de volver del vestuario. En el contragolpe de un majestuoso Femenía que Ibai cruzó en exceso en el remate final. A partir de ahí, con un Villarreal que comenzaba a encontrar espacios por dentro, el sufrimiento. Varias faltas al borde del área, una de ellas con respuesta acrobática de Pacheco, y más pólvora amarilla con la entrada de Cherishev, Bakambu y Dos Santos. Escaso ya de aire, el Alavés reculó cerca de su área, sin frescura para torpedear el juego local.

Pellegrino recurrió al tercer central con Raúl García y más tarde a Espinoza y Vigaray. Es cierto que el conjunto local, escaso de claridad, pudo engancharse al partido en cualquier acción de las múltiples que se sucedieron en el área vitoriana. También que el Alavés se sostuvo con entereza. Para salir del Madrigal con uno de esos triunfos que por brillo e importancia, más que sumar multiplican.

.

Directo

FINAL DEL PARTIDO: VILLARREAL 0-DEPORTIVO ALAVÉS 2. Goles de Ibai Gómez en el minuto 8 y de Camarasa en el 18. El Glorioso se instala en la zona media.

Celebración de los jugadores del Alavés y de los aficionados desplazados a Villarreal.

Gana el Glorioso!

Finaaaal!

Últimos segundos del encuentro.

A los de Pellegrino les gusta viajar.

El Glorioso va a celebrar una victoria en un campo complicado.

Último minuto del descuento. 0-2.

El Alavés va a lograr una magnífica victoria.

Balón a las manos de un inconmensurable Fernando Pacheco.

Saque de esquina para el Villarreal,

3 minutos de descuento.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate