El Correo
Alavés

El Ayuntamiento baraja construir campos en Zabalgana si vende Betoño al Alavés

Vista de las instalaciones de Betoño donde el Alavés pretende construir su nueva ciudad deportiva.
Vista de las instalaciones de Betoño donde el Alavés pretende construir su nueva ciudad deportiva. / Jesús Andrade
  • Sería la salida para reubicar a los equipos que entrenan y juegan en las instalaciones que pretende el club albiazul

El Ayuntamiento baraja la posibilidad de construir campos de fútbol en Zabalgana y en algún otro barrio de Vitoria si, como parece más que probable, las negociaciones con el Alavés acaban con la venta de las instalaciones de Betoño a la entidad albiazul. Sería la solución para cuadrar una operación donde, al margen del Consistorio y el club vitoriano, se encuentran implicados numerosos equipos que en la actualidad entrenan y juegan en los antiguos terrenos de Michelin. A todos ellos debería buscarse acomodo en el caso de que el complejo cercano a Zurbano se convierta en los próximos meses en la nueva ciudad deportiva alavesista.

Las conversaciones entre el Ayuntamiento y el Alavés, como adelantó EL CORREO, se encuentran avanzadas y, en las últimas semanas, los técnicos municipales realizan ya la tasación del equipamiento -vestuarios y polideportivo-, así como de los terrenos que ocupan las antiguas instalaciones de Michelin. Se trata de 17.000 metros cuadrados con tres campos de hierba natural, uno de ellos con una tribuna, y otro de césped artificial, además de la superficie cubierta donde el Alavés ya se ha ejercitado de forma ocasional en los últimos inviernos. Los especialistas del Consistorio serán finalmente los encargados de poner precio a todo ello.

«Ocupación casi completa»

Por el momento, el objetivo es dejar perfiladas las opciones de salida para los equipos que en la actualidad se ejercitan y juegan en ese complejo. Entre ellos, el Elgorriaga-Betoño, un equipo de Marianistas, los conjuntos femeninos del Gasteizko Neskak y también varios más, pertenecientes al deporte escolar, del barrio de Salburua. «En este momento, la ocupación de estos campos es casi completa», explicaron ayer fuentes de la Federación Alavesa de Fútbol. Desde el pasado mes de octubre, incluso, también el primer equipo del Alavés se ejercita dos días a la semana en el campo 3 de estas instalaciones después de cerrar un acuerdo con el Ayuntamiento.

El Consistorio piensa ahora en Zabalgana y también en la opción de algún otro de los barrios nuevos de la ciudad para construir -siempre campos de hierba artificial-y también mejorar terrenos de juego que puedan servir al resto de los equipos si el Alavés se hace con la propiedad de Betoño. En Zabalgana, de hecho, existe una parcela ya destinada a uso deportivo todavía sin utilizar y cuya puesta en marcha ha sido reclamada en alguna ocasión por la Federación Alavesa.

A la espera de la tasación de los técnicos municipales, se ha producido un compás de espera entre el Ayuntamiento y el Alavés antes de acometer la última fase de las negociaciones. La prioridad de la entidad albiazul siempre ha sido la compra de las instalaciones, aunque sobre la mesa también ha estado la posibilidad de una cesión de uso exclusivo para el conjunto albiazul. Bajo este formato, el club vitoriano ya ocupó este complejo de Betoño entre los años 2001 y 2006, hasta que en la etapa Piterman fue desalojado. Una circunstancia que acabó con una demanda alavesista y una compensación de 600.000 euros por las fuertes inversiones realizadas en estos terrenos durante la época de Gonzalo Antón como presidente.

«Proyecto de futuro»

En esta ocasión, el Alavés también pretende realizar un fuerte desembolso económico para la nueva ciudad deportiva de Betoño, que no solo abarcaría las actuaciones instalaciones, sino también alguna parcela adyacente. En la temporada del regreso a la Primera División y, con ello, de unos ingresos cercanos a los cincuenta millones de euros, el club vitoriano ya ha iniciado sus movimientos con la compra de un edificio detrás del Mineral. «Esta iniciativa se integra en el proyecto de futuro de la entidad con el desarrollo y ampliación del actual estadio de Mendizorroza y un proyecto nuevo de ciudad deportiva». Fueron las palabras de Josean Querejeta en la página web del club hace apenas veinte días, cuando se cerró la adquisición de la que será residencia para jóvenes jugadores de Alavés y Baskonia. La entidad albiazul explicó que con una capacidad de ochenta plazas de las que en una fase inicial se ocuparán alrededor de veinte.

Aunque el club anunció en el inicio de septiembre que su intención era presentar «a finales de octubre» el proyecto para la nueva ciudad deportiva y también para la remodelación y ampliación de Mendizorroza a 30.000 localidades, los pasos se han ralentizado levemente. El siguiente pasa por la adquisición de Betoño, más amplio y con más opciones que Ibaia, y el inicio de unas obras que parece poco probable puedan ponerse en marcha hasta bien entrado 2017.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate