El Correo
Alavés

Tras el Osasuna - Alavés

El Alavés defiende la actitud de su afición en El Sadar y analiza el altercado policial

El Alavés estuvo arropado en El Sadar por un millar de aficionados.
El Alavés estuvo arropado en El Sadar por un millar de aficionados. / Igor Aizpuru
  • Numerosos seguidores albiazules censuran la carga de la Policía Nacional en el desalojo de la grada tras el partido

El Alavés salió ayer en defensa de su hinchada después de conocer los altercados que se produjeron en El Sadar una vez finalizado el encuentro del sábado ante Osasuna. El club albiazul emitió un comunicado en el que advierte de que la «afición que acudió a arropar al equipo tuvo una actitud muy positiva, en un ambiente tanto previo como durante el partido de máximo respeto y hermandad», y se comprometió a recabar información y estudiar el caso con sus servicios jurídicos y de seguridad.

Numerosos seguidores del Alavés que se desplazaron a Pamplona el sábado regresaron muy molestos a Vitoria por la carga policial que se produjo durante el desalojo de El Sadar. Decenas de aficionados denunciaron a través de las redes sociales el papel de la Policía Nacional, que consideran desproporcionado. Las imágenes que circularon por la Red, sobre todo a través de Twitter, muestran cómo los seguidores albiazules abandonaban el recinto de Osasuna, por las escaleras de uno de los vomitorios, con aparente normalidad, entonando diversos cánticos de celebración por la victoria. Algunos agentes, mientras tanto, tratan de acelerar el proceso y golpean con sus porras a varios seguidores, siempre según el fragmento del vídeo que circula en Internet.

Cacheo en la calle

Antes de que arrancara el encuentro, un grupo de aficionados vitorianos se quejó de que habían sido cacheados sin motivo en la calle mientras esperaban el paso de la kalejira de las dos aficiones a unos cien metros de El Sadar, hora y media antes del inicio del derbi. El Alavés, tal y como anunció ayer, tratará de esclarecer lo que sucedió durante la salida de su hinchada del estadio de Osasuna antes de realizar alguna otra acción. «El club seguirá trabajando en pro de los valores en el deporte, y preocupándose por el activo más importante de la entidad, nuestra afición», concluye la nota albiazul.

La polémica sobre el desalojo de El Sadar llega solo unos días después de que la Liga de Fútbol Profesional (LFP) denunciara la conducta de la hinchada del Alavés durante el encuentro ante el Real Madrid con un pormenorizado informe de los cánticos de la grada y los gestos de unos pocos seguidores que el organismo del fútbol español considera «intolerantes» o que «incitan a la violencia».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate