El Correo
Alavés

Osasuna-Alavés 18:30

Un derbi con consecuencias

Marcos Llorente, que vuelve al equipo tras no poder jugar ante el Real Madrid por una cláusula de su cesión, conduce el balón en Mendizorroza
Marcos Llorente, que vuelve al equipo tras no poder jugar ante el Real Madrid por una cláusula de su cesión, conduce el balón en Mendizorroza
  • El Alavés, con Santos como probable relevo de Deyverson en ataque, se presenta en El Sadar en un duelo entre necesitados que marcará el futuro

vitoria. Hay duelos que marcan tendencias en un campeonato y hoy, en uno de ellos, el Alavés se asoma en El Sadar al balcón de las necesidades. Después de sumar un punto de los últimos doce y ante un adversario que se antoja directo en la pelea por la salvación, el conjunto de Pellegrino se juega la tranquilidad . En un derbi que, de uno u otro lado, traerá consecuencias. A Osasuna, cuya mejora no le ha servido hasta ahora para salir del descenso y sigue sin lograr un triunfo en casa, solo le vale ganar si quiere engancharse definitivamente al lote de quienes pelean en el límite. Para la escuadra albiazul se trata de dar un volantazo en forma de resultado positivo y esquivar los temores de un paréntesis sembrado de incertidumbres. En un choque donde el Comité de Apelación confirmó ayer la baja del máximo goleador vitoriano, Deyverson, y todo apunta al estreno de Christian Santos en la titularidad.

El Alavés regresa a la competición después de una más que aseada actuación ante el Real Madrid que ni el resultado (1-4) ni los condicionantes arbitrales pueden desmentir. Su rendimiento ante los conjuntos grandes, que aprietan poco y dejan espacios a cambio de poseer una pegada notable, ha sido irreprochable. Pero también afronta la contienda en El Sadar quince días después de sucumbir con estrépito en el primer derbi de la temporada en Anoeta. Una realidad que debe estar presente hoy en Pamplona.

Frente a un Osasuna que, con menos calidad que la Real Sociedad en ataque pero también armas importantes como Sergio León, utilizará si no hay sorpresas la misma vía que los donostiarras. Es decir, elevar las revoluciones desde el comienzo para convertir el partido en un duelo de pugnas individuales y segundas jugadas. Sin concesiones. Sostenerse con entereza en ese terreno y tirar de contundencia defensiva se antoja imprescindible. Enredarse, como en San Sebastián, en toquecitos y medios despejes en el área propia, una invitación a la catástrofe. En definitiva, tratar de jugar cuando se puede y evitar problemas en situaciones de presión, algo que el cuadro vitoriano parece no haber interiorizado todavía.

Cuatro o cinco atrás

Pellegrino se mostró ayer satisfecho con el rendimiento albiazul en el último duelo, lo que apunta a la continuidad general en el once con algunas salvedades. La primera, el seguro retorno de Marcos Llorente al eje del equipo en sustitución de Manu García tras perderse el anterior partido por la cláusula de su cesión por el Madrid. La segunda, la baja obligada de Deyverson, al que ayer Apelación no concedió el indulto y cumplirá el castigo por acumulación de tarjetas. Todo apunta a que Santos disfrutará de su primera oportunidad en un compromiso oficial. No lo tendrá sencillo el venezolano, hasta ahora sin demasiado ritmo competitivo, ante una zaga adversaria potente y expeditiva.

La otra gran incógnita en las cuestiones tácticas pasa por conocer si el Alavés mantendrá o no el dibujo de cinco defensas que ha utilizado en varios desplazamientos y también en el choque frente al Real Madrid. Aunque todo es posible, parece probable que Pellegrino busque algo más de presencia ofensiva y opte por volver a la línea de cuatro. Con Kiko Femenía, Alexis, Feddal y Theo Hernández por delante de Pacheco. En el eje parece asegurada la presencia del trío titular que forman Llorente, Daniel Torres y Camarasa. A partir de ahí, tres plazas más, una de ellas casi con seguridad para Santos y otra para Edgar.

La tercera parece con más pretendientes. A priori, con Katai y Toquero como opciones para la banda. Que el vitoriano vuelva al equipo para aportar la tensión competitiva que faltó en Anoeta no parece descartable en un duelo de alto voltaje. En uno u otro caso, solo cabe esperar una tarde –según las previsiones con frío y pasada por agua– de pura intensidad. Con sabor a derbi. Al menos 800 aficionados albiazules esperan esta vez en El Sadar que la fiesta sea completa, con el míster Pellegrino fuera del banquillo también sancionado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate