El Correo
Alavés

Alavés-Real Madrid

Más de una quincena de jugadores han vestido las camisetas del Alavés y del Real Madrid

Algunos de los albiazules que han vestido las dos camisetas. En la foto, Ciriaco, Aganzo, Quincoces, Valdano, Cadabal e Iván Campo.
Algunos de los albiazules que han vestido las dos camisetas. En la foto, Ciriaco, Aganzo, Quincoces, Valdano, Cadabal e Iván Campo. / EL CORREO
  • La amplia lista de futbolistas que han pasado por la disciplina albiazul y la blanca evidencian un tráfico de doble sentido entre Mendizorroza y el Santiago Bernabéu

Algo más de tres horas y cerca de 350 kilómetros por carretera separan Mendizorroza del Bernabéu. Un distancia más que asequible para la transferencia de jugadores entre el Alavés y el Real Madrid, ya desde el fútbol en blanco y negro. Aunque han sido pocos los casos de futbolistas que de un club han pasado al otro de forma directa, más de quince han llegado a vestir la camiseta albiazul y la blanca

Ese tráfico de jugadores entre Madrid y Vitoria no ha sido unidireccional, sino de doble sentido. Mientras el equipo blanco pescó en el caladero vitoriano a tres jugadores de un golpe, de aquel mítico Alavés de 1931, en los últimos años, el balance tiende al equilibrio con las incorporaciones en Mendizorroza de Fernando Pacheco y de Marcos Llorente, directamente desde el vestuario 'merengue'.

Albiazules en el Madrid

Si algo duele a orillas del Zadorra es cuando un grande como el Real Madrid o el Barcelona tira de talonario para llevarse a un ídolo del vestuario albiazul. Sucede cuando el equipo de Mendizorroza despunta y los ojeadores se fijan en los integrantes de la plantilla alavesista.

Sucede desde la noche de los tiempos del fútbol, mucho antes de que hubiera televisión en blanco y negro. Los tres primeros casos fueron los de Ciriaco, Quincoces y Olivares, componentes históricos del Deportivo Alavés que ascendieron por primera vez al equipo a la máxima división.

El eibarrés Ciriaco Errasti Siunaga fichó en 1925 por el club de Mendizorroza, en el que coincidió dos años más tarde con el baracaldés Jacinto Quincoces (Fernández de Quincoces López de Arbina), formando la defensa, que posteriormente se haría famosa, de Ciriaco y Quincoces. Con ambos en el once inicial debutó el Alavés en Primera División el 7 de diciembre de 1930 en el partido Real Sociedad - Alavés que acabó con empate a dos goles.

Esa misma temporada, en la jornada 14, con su defensa más mítica el Alavés le endosó un contundente 2-0 al Real Madrid en la primera visita del equipo blanco a Vitoria. La campaña siguiente (1931-32) los dos defensores ficharían por el Madrid. Ciriaco permanecería en las filas blancas hasta 1938, mientras que Quincoces alargó su carrera hasta 1942. Ambos lograron dos títulos de Liga y dos de Copa.

El balear Manuel Olivares Lapeña también formó parte del lote vitoriano que se llevó el Madrid en 1931. Este delantero del Avión de San Sebastián, fichó por el Alavés en 1928, y fue uno de los integrantes destacados del once inicial en el primer partido de la historia del Alavés en Primera División. En ese Real Sociedad - Alavés, que acabó con empate a dos goles, Olivares fue el autor de los dos tantos albiazules, lo que le da el título de ser el primer jugador del Alavés en marcar un gol en Primera.

Olivares estuvo al frente de la clasificación de máximos goleadores de la liga, aunque no consiguió ser Pichichi a final de temporada. Aún así, en 1931, fichó por el Real Madrid, equipo en el que jugó 3 temporadas y en el que ganó 2 ligas y 2 Copas del Rey. En la campaña 32-33 logró el Trofeo Pichichi con 16 goles. Para la 34-35 regresó a la Real Sociedad.

Valdano, por el camino del Ebro

El caso de Jorge Valdano no fue igual que el de Ciriaco y Quincoces, pero también despuntó como jugador del Alavés entre 1975 y 1979. Con el equipo de Vitoria marcó 21 goles en Segunda, lo que le sirvió para fichar por el Zaragoza, club con el que debutó en Primera en 1979. Permaneció en la escuadra maña hasta 1984, antes de fichar por el Real Madrid, equipo en el que jugó 4 temporadas (1984 - 1988) para ganar 2 Ligas, y dos Copas de la UEFA.

Años más tarde, el donostiarra Iván Campo, seguiría los pasos de Valdano aunque recalando en Valladolid, Valencia y Mallorca, entre su fase alavesista y madridista. Fichó en 1993 por el Alavés, procedente de las categorías inferiores del Club Deportivo Logroñés, y jugó tres temporadas en Vitoria, antes de fichar por el Real Valladolid (1995-96). Una temporada en Valencia (1996-97), con poca presencia, y una más en Mallorca (1997-98), fueron las escalas antes de llegar al Bernabéu. Desde 1998 hasta 2003 ganó 1 Liga, 1 Supercopa, 2 Copas de Europa y 1 Copa Intercontinental con el equipo blanco. Después recalaría en el Bolton, el Ipswich de la Segunda División inglesa, el AEK Larnaca de la Segunda División de Chipre. Desde 2015 dedica parte de su tiempo a ojear jugadores británicos y a facilitar la llegada de patrocinadores al Real Mallorca.

Aunque Aitor Karanka nunca debutó en el primer equipo de Vitoria, sí que se formó en las categorías inferiores del Alavés antes de recalar en el Athletic. En 1992 debuta en el primer equipo bilbaíno y en 1997 con el Real Madrid. Ganó una Liga, 2 Supercopas de España, 3 Copas de Europa y 1 Copa Intercontinental. En 2002 regresó al Athletic y en 2006 firmó con el Colorado Rapids estaounidense antes de dirigir su carrera hacia el área técnica.

En dirección norte

Si los primeros cambiaron Vitoria por Madrid, un buen número de ellos han tomado rumbo norte para recalar en el club vitoriano tras pertenecer al Real Madrid. Uno de los primeros fue Juan Señor, quien inició su carrera futbolística en los juveniles del Real Madrid (1974-77). Tras una temporada en el Ciempozuelos, de Tercera División, ficharía por el Deportivo Alavés (1978-1981), donde coincidió con Valdano en Segunda División, en la última campaña del argentino en Vitoria. En 1981 fichó por el Zaragoza donde jugó hasta que una anomalía cardíaca le obligó a retirarse en 1990.

Otro que tomó rumbo norte fue el gallego Manuel Canabal. Tras una temporada en el Real Madrid (1996-97) recaló en el Valladolid la siguiente para fichar por el recién ascendido Alavés en 1998. El gigante delantero de 2 metros de altura vistió de albiazul el primer año del lustro de oro del Alavés, ya que la temporada siguiente se fue al Rayo, después al Málaga y por último al Pontevedra. Una lesión de espalda le forzó a dejar el fútbol en 2005.

Otro delantero que jugó para ambos equipos fue David Aganzo. El futbolista madrileño pasó del juvenil del Real Madrid al primer equipo sin transitar por Segunda ni Tercera División, para debutar con las estrellas del Real Madrid en la temporada 1999-2000. Disputó cuatro partidos de liga y uno Liga de Campeones, por lo que Aganzo tiene en su haber la Copa de Europa 1999-2000.

Militó en media docena de equipos para fichar por el Alavés en la temporada 2007-2008. En Vitoria firmó una temporada irregular, en la que arrancó bien, demostrando sus dotes de goleador, lo que le hizo ser una pieza cotizada en el mercado de invierno. Después bajó su rendimiento y, pese a acabar la temporada como el máximo realizador con doce tantos, el notable descenso de sus prestaciones en la segunda vuelta motivó que finalmente no recibiera ofertas por su traspaso. El delantero madrileño abandonó la disciplina albiazul con rumbo al Rayo Vallecano sin remuneración económica por parte de la entidad del Paseo de Cervantes.

La lista de canteranos madridistas que han jugado en el Alavés es más amplia de lo que se puede pensar y jugadores como Toni Moral, Óscar Téllez, Ángel Sánchez o Alfonso Vera, de la época de Mané, son algunos ejemplos más.

El quinteto actual, con pasado blanco

En el actual Deportivo Alavés, un total de cinco jugadores tienen pasado madridista, mientras que en el Real Madrid no hay ninguno con historia albiazul. El más sonado y último en llegar a Mendizorroza ha sido Marcos Llorente, cedido por el club madrileño a la entidad albiazul por un año. La perla madridista ha brillado en los partidos disputados hasta ahora, pero no jugará este sábado por una cláusula que le impide jugar contra el Real Madrid.

El delantero Rubén Sobrino, ha llegado al Alavés este año procedente del Manchester City en calidad de cedido. El veloz jugador ciudadrealeño, perteneció a las categorías inferiores del Real Madrid desde 2011 y llegó a debutar en julio de 2014 frente al Inter de Milán, de Carlo Ancelotti.

La pasada campaña, se incorporó a la disciplina alavesista el futbolista alicantino Kiko Femenía. El polivalente jugador, habitual extremo derecho, fue habitual en los 'onces' de José Bordalás y lo vuelve a ser en los de Mauricio Pellegrino. Antes de llegar a Vitoria Femenía jugó en Alcorcón (2014-15), en el Real Madrid Castilla (2013-2014), en el Barça B (2011-13) y en el Hércules (2008-11).

También llegó la pasada campaña el portero pacense Fernando Pacheco. El cancerbero extremeño vistió la camiseta del Real Madrid desde 2011 hasta 2015, año en el que fichó por el Alavés. Fue uno de los mejores en la temporada del regreso a Primera División en la que protagonizó grandes paradas y buenas actuaciones. Su seguridad y reflejos bajo los palos ya fueron percibidas por José Mourinho que convocó en más de una ocasión al portero zurdo. Su debut con el Real Madrid fue en diciembre de 2011 en un partido de Copa ante la Ponferradina que acabó con victoria por 5-1 para el Real Madrid. También fue convocado en varias ocasiones por Carlo Ancelotti y tras la salida de Diego López Rodríguez, es ascendido a la plantilla del primer equipo donde sólo disputa un partido oficial a lo largo de la temporada, en Copa del Rey frente al U.E. Cornellá.

El que más tiempo lleva en el Alavés del quinteto actual con pasado blanco es el delantero Manu Barreiro, que pasó parte de su formación como futbolista en el equipo cadete del Real Madrid en 2002-03. Tras prestar sus servicios en una decena de equipos llegó al Alavés en 2014 procedente del Racing de Ferrol de Segunda B. En su tercera temporada en Vitoria el delantero todavía no ha tenido minutos en Primera.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate