El Correo
Alavés

El Alavés recibe el primer repaso

  • Se encoge en el derbi ante una Real Sociedad superior de inicio a fin en agresividad, juego y acierto

No es descabellado que un recién ascendido reciba un repaso de vez en cuando y el Alavés escogió el derbi en Anoeta para ofrecer una versión desconocida y llevarse un sonoro bofetón. La escuadra albiazul encogió y, como salido de la lavadora, goteando debilidad, penó sobre el césped durante una media hora inicial que marcó el partido. Sin respuestas individuales ante la agresividad de una Real Sociedad superior ni plan colectivo para tirar al menos de contundencia y sacar el paraguas ante el chaparrón. Nada funcionó en un duelo que resultó una de esas curas de humildad en ocasiones necesaria para otear con más nitidez el horizonte. Sin el pegamento de de la solidez defensiva y la intensidad obligada en las disputas el cuadro vitoriano se encuentra lejos de ser competitivo en Primera. La escuadra de Eusebio, espoleada tras su última derrota en Bilbao, se merendóa los albiazules por más que, en momentos aislados del duelo, hubieraesperanza de equilibrarlo o reducir distancias con un bocado a la portería de Rulli. La muestra de que, con otra disposición en todos los sentidos, podría al menos haberse hecho daño a un adversario de mucha calidad, sí, muchísima, pero también poroso en defensa.

Ante la ausencia obligada de Theo Hernández en el lateral zurdo, Pellegrino tiró de Raúl García y Daniel Torres relevó a Manu García respecto al último duelo ante el Málaga. Aunque resulta evidente que las cabalgadas del defensa francés desahogan en numerosas ocasiones al equipo y desestabilizan al rival, se antoja poco creíble enfocar a una sola pieza ante un desbarajuste como el de ayer. Por más que Raúl García, poco ayudado por un Katai que defraudó en una de sus primeras pruebas serias, sufriera al límite en la primera mitad ante la doble amenaza de Vela y un indomable Carlos Martínez. Por ahí acabó por llegar el gol, posiblemente tras una falta anterior al serbio, pero los problemas resultaron más estructurales que circunstanciales.

Acoso, gol y opción de Edgar

Tras caer en el anterior derbi la Real Sociedad salió al galope, algo esperado, y se encontró delante a un Alavés que trotaba. No solo eso. Porque la acumulación de errorres, con despejes cortos en el área, fallos incompresibles en la salida del balón y por tanto, nula posesión del balón y presencia en ataque resultaron abrumadores. Naufragaba el centro del campo, con un Daniel Torres desconocido y un Camarasa tibio, pero también una zaga donde solo Laguardia parecía tomar el pulso. Ante el acoso sostenido del rival, despejes firmes y balonazos. Nadie pareció entender la lógica del aragonés. En esas condiciones, se trata de sobrevivir. No de sacar el esmoquín para vestirse con una triangulación de alta costura.

Al conjunto de Eusebio, en realidad, le faltó acierto en tres cuartos de campo para solventar el duelo por la vía rápida. Para cuando Xabi Prieto embocó de cabeza del primer tanto, ante un Feddal ayer retratado en dos goles, el Alavés había acumulado rebotes y malas decisiones en su propia área. Con esa descorazonadora sensación de defender con muchos y no hacerlo bien. Los balonces volaron al área desde los costados, Illarramendi, Xabi Prieto y Zurutuza exhibían su velocidad y precisión... Pero incluso los partidos de este pelaje suelen dejar alguna puerta abierta. Como la que encontró el Alavés poco después del tanto. Ya había amenazado Edgar con un cabezazo tras una falta y después no acertó en el uno a uno ante Rulli, que sacó el pie. Camarasa, tampoco en el segundo intento. A Edgar, más allá que algunas de sus decisiones recuerden al ‘chupón’ del colegio, no puede negársele ayer su compromiso. Estuvo en todas, también en una vaselina que rozó el 2-1, y se esforzó al máximo en las ayudas defensivas, con recuperaciones de mérito. De Deyverson, engullido por un duelo sin apenas balón, apenas existieron noticias.

A contracorriente y 2-0

Pellegrino recurrió a Santos tras el descanso para sentar al desafortunado Daniel Torres. Se jugó una baza arriesgada que también acabó por llevarse la Real. Con Camarasa en el doble pivote, lo que provocó orfandad en esa zona, Katai en la mediapunta, Deyverson en la derecha por momentos. Pero los donostiarras manejaban los tiempos. Para replegarse, defender sin demasiados problemas y buscar los espacios para sus extremos. Curiosamente, el duelo lo rompió William José en una acción ajena a ese desarrollo.

Las molestias de Laguardia habían llevado ya a Vigaray al central para dar entrada a Femenía en el lateral diestro. El alicantino, tras superar la lesión, fue posiblemente la mejor noticia alavesista. Otra vez intenso, con chispa y personalidad. Casi el único recurso cuando todavía había partido, antes del tercero. De Vela. Cayó así el epílogo de una lección clarificadora de cómo no se debe bajar el pistón lo más mínimo o se pagan graves consencuencias.

Directo

REAL SOCIEDAD 3 - 0 DEPORTIVO ALAVÉS

Nada más por nuestra parte. Gracias por habernos acompañado en esta tarde de sábado. Un saludo!! Agur!!!

Se queda el Alavés con esos 10 puntos en la tabla mirando de reojo lo que viene por detrás, mientras que la Real Sociedad se coloca con 13, más cerca de Europa.

Un equipo sin intensidad, si acierto, casi sin aportación ofensiva a lo largo de los 90 minutos...

Derrota de los albiazules en este derbi, en el que prácticamente nada ha salido a derechas.

REAL SOCIEDAD 3 - 0 DEPORTIVO ALAVÉS

FINAL DEL PARTIDO EN ANOETA

Pita Clos Gómez...

Lo sacan en corto... recupera el Alavés.

Ojo...que todavía puede llegar el cuarto... córner!!!!

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate