El Correo
Alavés

Fuego albiazul en el Pizjuán

fotogalería

La afición albiazul en Sevilla / Igor Aizpuru

  • Cerca de 300 aficionados albiazules disfrutan de un día radiante en la capital hispalense para alentar al Alavés

Apenas representaban el 1% de la entrada total del estadio, pero lograban dejar su huella de forma intermitente en el Sánchez Pizjuán. Los cerca de 300 aficionados del Alavés que entraron al estadio sevillista, uno de los más ruidosos de Primera, espolearon de forma incesante a la tropa de Pellegrino, que sostuvo un auténtico asedio durante más de una hora de partido. Los hinchas alaveses llegaron a hacerse oír durante algunas fases del partido, un auténtico mérito en el templo hispalense, que superó los 32.000 espectadores.

Las camisetas albiazules se fundieron durante buena parte del día en el centro de Sevilla, hasta que se congregaron en una esquina superior del estadio. Desde allí, lejos de los futbolistas del Alavés, trataron de mantener en pie la fortaleza de Pellegrino, que regresó a su planteamiento de cinco defensas. El orgullo, desde luego, permaneció intacto tras un leve silencio con el gol de Ben Yedder. Y el orgullo se tornó en un clamorde éxtasis tras el empate de Laguardia, que heló el horno del Sevilla durante unos instantes, hasta que el taconazo de Ben Yedder se clavó en el corazón albiazul.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate