El Correo
Alavés

alavés

Pellegrino pide jugar «al límite»

Mauricio Pellegrino, durante la rueda de prensa de este sábado en Ibaia.
Mauricio Pellegrino, durante la rueda de prensa de este sábado en Ibaia. / RAFA GUTIÉRREZ
  • El técnico insiste en que el conjunto albiazul está «muy lejos» de su versión final, por mucho que tumbara al Barça. «No podemos sentirnos liberados en la fecha 3», advierte

Mauricio Pellegrino tuerce el gesto cuando se le recuerda la hazaña contra el Barça una semana después de que se produjera. El técnico se puso un plazo de diez jornadas para armar el equipo que tratará de asegurarse la permanencia en Primera, y mantiene los tiempos pese al soberbio inicio de temporada del Alavés, que ha puntuado en el feudo de dos aspirantes al título de Liga. El entrenador no quiere que los destellos albiazules del Camp Nou le deslumbren, y menos que las alabanzas del entorno acomoden a sus jugadores. «Ese partido ya pasó, fueron solo tres puntos. Se le ha dado más importancia de la que tiene», sentencia el argentino, cuyo principal cometido ha sido rebajar la euforia del vestuario y su entorno para que no se vuelva peligrosa.

Pellegrino sabe que el Alavés no ha conquistado esos grandes resultados porque su plantilla esté a un nivel similar a la de los aspirantes al campeonato, sino por realizar un esfuerzo mayor y mostrar una concentración extrema. «Tenemos que jugar al límite de nuestras posibilidades», recalca el técnico, consciente de que su equipo debe lograr su primer triunfo en Mendizorroza y sentirse capaz de tumbar a un posible rival directo por la salvación. «Estos son los partidos más importantes porque nos tenemos que hacer fuertes en casa», advierte.

El estímulo del primer triunfo del Alavés, conseguido en uno de los estadios más inaccesibles de Europa ante el campeón de Liga, no puede tornarse en ningún caso en un exceso de confianza por parte de la plantilla, algo que el técnico trató de evitar con una encendida arenga el viernes en Ibaia. «Si nos sentimos liberados para la fecha 3, estamos jodidos», incidió ayer Pellegrino. Pensar que el conjunto albiazul tocó techo con la hazaña del coliseo azulgrana limitaría el potencial de su tropa, que, en palabras del propio entrenador, llegaría a su plenitud hacia finales de octubre.

«Dos opciones»

«Estamos muy lejos de lo que el equipo tiene como objetivo», admite el entrenador, que prevé un choque similar al del Sporting en la segunda jornada. El conjunto albiazul, por tanto, deberá llevar «el peso del partido» ante el Deportivo, ya que su condición de equipo local le obligará a tomar la iniciativa. Pellegrino, no obstante, estudia diversos planteamientos para enfocar el choque ante los gallegos. «Hemos probado diferentes variantes y trabajo con dos opciones, pero el equipo no va a diferir mucho del partido de Barcelona», anticipa el argentino, al que le ha convencido el rendimiento del Deportivo en este inicio de campaña. «Me gusta su fisonomía y los jugadores que ha fichado», reconoce.

El Alavés se enfrenta ahora a la semana más congestionada de partidos. Tras el encuentro de mañana, los albiazules visitarán al Valencia y recibirán el lunes siguiente al Granada en Mendizorroza. «Más que los horarios, jugar lunes-jueves es lo que nos supone más dificultad», admite el argentino, que podría hacer debutar mañana a Katai. «Vamos a ver qué nos decanta el partido para observar las posibilidades que tiene», avanza, de modo que la presencia del serbio en el ‘once’ titular no parece probable.