El Correo
Alavés

Manu García, el protagonista reincidente

El capitán corre desatado tras marcar en el descuento en el Vicente Calderón
El capitán corre desatado tras marcar en el descuento en el Vicente Calderón / Jesús Andrade
  • El vitoriano, que anotó el empate en el Calderón, estira su vena goleadora después de firmar tres tantos decisivos para el ascenso

Después de una auténtica revolución y diecisiete fichajes, el Alavés volvió a Manu García, convertido desde mayo en un pedazo del escudo albiazul. En su debut en Primera División, con 30 años y el brazalete de capitán, anotó un gol espectacular y agónico en el descuento ante el Atlético de Madrid. Para conceder el primer punto en el retorno a la categoría y también para extender su vena realizadora. Se convierte en protagonista reincidente. El vitoriano, que ha disputado 154 partidos de Liga con la camiseta albiazul, ha anotado doce goles en su carrera en Mendizorroza. Cuatro de ellos, todos decisivos, en los cinco últimos encuentros oficiales.

Los que primero propulsaron al equipo hacia el ascenso en las jornadas finales del campeonato de Segunda y el domingo en el Calderón uno de bandera para situar la ilusión del alavesismo en la cima de un ochomil. Nada menos que con un derechazo inapelable desde fuera del área a cargo de un zurdo cerrado. Casi sin recorrido para golpear la pelota y frente a uno de los mejores porteros del mundo, Oblak. Hay noches, o más bien ya madrugadas como la de Madrid, donde parece sentirse que fuerzas extrasensoriales acompañan en el camino.

No siempre ha sido así para un futbolista vitoriano que, como siempre recuerda, ha pasado por todo tipo de vicisitudes. De San Viator, el colegio donde comenzó a dar patadas al balón, al Calderón le ha tocado de todo. Las categorías inferiores de la Real Sociedad como lugar inicial de acogida, pero también sinsabores de primera magnitud. Aquel verano donde realizó una prueba en el Girona para ser descartado después y un 31 de agosto en el que el Eibar le dejó sin ficha en los últimos minutos del mercado. Tres meses de entrenamientos sin opción a saltar al césped de Ipurua antes de salir en invierno hacia la U. D. Logroñés. Volver a empezar.

«Uno de los líderes»

«Es uno de los líderes del equipo, conoce la historia más cercana y va a aportar mucho para la reconstrucción del equipo», recordó Mauricio Pellegrino tras el encuentro. Quizás se quedó corto el técnico argentino en lo referente a un futbolista al que se puede ver soplando velas con la camiseta albiazul en uno de sus primeros cumpleaños o que seguía los partidos de Segunda B en los años 90 desde la ‘General’. Manu García, cuyo discurso resulta desde hace años tan interesante como sensato, saltó de la grada al césped vitoriano en 2012.

Desde entonces prácticamente todo ha resultado positivo en su carrera. Aunque se hace extraño tras su evolución en las últimas temporadas, el jugador vitoriano llegó al Alavés de Natxo González como extremo izquierdo y acabó siendo el lateral zurdo del ascenso. Para un roto y un descosido. Muchos deportistas hablan de jugar «donde diga el míster», pero pocos pueden tirar de polivalencia. Aunque la verdadera eclosión del Manu García goleador en el Alavés se produjo hace apenas unos meses.

Exigido al límite por el Leganés y el Nástic en la carrera por el ascenso, el centrocampista sentenció el triunfo ante la Ponferradina de penalti y después, en cuatro días, se dio un atracón. Primero, el 2-3 ante el Bilbao Athletic, con un conjunto albiazul en inferioridad, un gol de valor incalculable que dejó el ascenso a tiro. Frente al Numancia, en el duelo que devolvió al conjunto vitoriano a la máxima categoría, abrió el vídeomarcador con un cabezazo.

Ahora, después de debutar con 30 años en Primera, como sucedió con otro capitán, Antonio Karmona, le espera una fuerte competencia en un Alavés que se ha reforzado a conciencia en el centro del campo. Además de Daniel Torres, Camarasa y Marcos Llorente han llegado como futbolistas cotizados y que, a corto o medio plazo, aspiran a adquirir la titularidad. En una u otra función, Manu García, renovado por dos temporadas este verano, continuará como guardián de los valores albiazules. Solidaridad y máximo esfuerzo. Agresividad en el campo y sentido común fuera. Por ahora todo sigue como acabó el pasado ejercicio. El capitán tira del equipo. También en Primera.