El Correo
Alavés

así juega el atlético

La perfección al contragolpe

Koke, Godín y Torres, en el centro de la imagen, en un entrenamiento del Atlético de este verano.
Koke, Godín y Torres, en el centro de la imagen, en un entrenamiento del Atlético de este verano. / EFE
  • El Atlético afila su ataque más eléctrico con Gameiro

Aunque a primera vista parezca que el Atlético ha mantenido un estilo invariable desde que el ‘Cholo’ Simeone se hizo cargo del vestuario, su filosofía de ataque ha sufrido un cambio drástico. Es cierto que la base del proyecto ‘colchonero’ se cimienta en una defensa de pedernal y una ambición imparable que le conduce a luchar por todo hasta el agotamiento. La forma de acabar con sus oponentes, sin embargo, ha variado hasta convertirse en un método casi opuesto al inicial. El Atlético, rival del Alavés hoy (22.15 horas) parece haber desistido ya de buscar un ‘nueve’ que emule al mejor Radamel Falcao y poco a poco se ha transformado en un felino implacable al contragolpe, letal cuando sus balas toman carrera.

Las apuestas infructuosas por Mandzukic y Jackson Martínez, cuyo rendimiento se encontró a años luz de las expectativas del entorno rojiblanco -sobre todo en el caso del colombiano- abocaron al equipo de Simeone a convencerse de que su naturaleza se encuentra en la movilidad endiablada de sus delanteros y en ataques fugaces, que le permitan mantener su defensa bien pertrechada y organizada sin correr riesgos. La irrupción el pasado curso de Carrasco y la explosión definitiva de Griezmann, consagrado ya como un delantero de clase mundial tras su brillante campaña y su condición de máximo artillero de la Eurocopa, han afilado el ataque vertiginoso del Atlético, uno de los más eficaces de Europa por el número de ocasiones que genera.

El voltaje del francés y el belga, situados entre los mejores extremos de la competición, han convertido el contragolpe rojiblanco en el más temible de Europa, y un delantero de gran talla y con características de ariete habría distorsionado quizás la nueva silueta del equipo de Simeone. Lejos de buscar un atacante del estilo de Falcao, que marcó una época en el Calderón con sus remates acrobáticos y voraces, el ‘Cholo’ ha perseguido un giro hacia Diego Costa, un finalizador en carrera. Con esa idea ha incorporado por 32 millones de euros a Gameiro, una de las sensaciones del pasado curso en el Sevilla y un auténtico artista en el mano a mano.

La incorporación del delantero galo, clave en la brillante temporada del conjunto hispalense, campeón de la Europa League y finalista de Copa, despliega un abanico aún mayor para Koke, un experto al alimentar a los delanteros con balones al espacio. El canterano rojiblanco no tendrá ya solo la opción de Griezmann, sancionado para el choque de mañana por acumulación de tarjetas, o de Torres, rejuvenecido en el tramo final de la pasada campaña, sino que contará con un nuevo socio para lanzar el contragolpe.

Atletas al espacio

Atrás quedan ya los tiempos de Diego Ribas y Arda Turan, futbolistas magistrales con el balón pausado. La nueva época de la tropa de Simeone está marcada por atletas que atacan el espacio. De ahí que muchos mediapuntas estilistas no hayan podido adaptarse al vertiginoso fútbol atlético. A los artistas, de hecho, les cuesta ser tan válidos para atacar como para colaborar en el entramado defensivo del ‘Cholo’, el más sofisticado del planeta. En esas tareas de gran recorrido, presión y de actuar como trampolín de los delanteros deberá fajarse esta temporada Nicolás Gaitán, que tratará de encontrar su lugar como ayudante de Gameiro, Torres y Griezmann y escudero de Koke, Tiago y Gabi.

La eficacia defensiva del Atlético, liderada por Godín, resulta abrumadora, contrastada con los 18 goles encajados durante la pasada campaña, con un promedio de menos de un tanto cada dos partidos. Los rojiblancos, además, recibieron 9,7 disparos por encuentro, solo superados por el Barcelona (9,6). El sentido de la supervivencia del conjunto de Simeone se basa en que el talento y el instinto de sus delanteros lograrán convertir al menos una ocasión, gracias a la pegada de Griezmann y el poderío de la plantilla en el juego aéreo.

El Atlético cuenta hoy con una de las delanteras más diabólicas de la Liga, comparable a los tridentes del Barcelona y el Real Madrid. Quizás no por el número total de goles de sus atacantes, ya que los dos colosos de la competición avasallan sin descanso a sus rivales, pero sí en capacidad de resolver los partidos más trabados o quebrados. Simeone ha logrado una fidelidad encomiable por parte de sus guerreros en los últimos cinco años, una auténtica rareza en España y más en un club caracterizado por su congénita inestabilidad. Con el contragolpe por bandera, un arma empleada más como recurso puntual, el ‘Cholo’ ha alcanzado la perfección.