El Correo
Alavés

alavés

«Sé que es dificilísimo tener un hueco en Primera División», asume el canterano Einar

Einar, junto a Toquero y Laguardia, sale del vestuario de Ibaia
Einar, junto a Toquero y Laguardia, sale del vestuario de Ibaia
  • El defensa central, al igual que Sergio Llamas, entra en su último año de contrato y a priori su futuro pasa por una ampliación del vínculo con la entidad albiazul

Einar Galilea ha arrancado la pretemporada con la plantilla de Mauricio Pellegrino, pero es consciente de que la posibilidad de disponer de minutos en la máxima categoría con el Alavés resulta mínima. «Sé que con 22 años es dificilísimo tener un hueco en la Primera División», admitía ayer el defensa central, que entra en su último año de contrato con la entidad albiazul, al igual que el también canterano Sergio Llamas. Todo apunta a que, en ambos casos, el club deberá tomar alguna determinación durante las próximas semanas.

El defensa zurdo aseguró que por el momento sigue «centrado en el trabajo» diario en Ibaia y con el objetivo de «aprender» y «hacerlo lo mejor posible» en los encuentros amistosos de pretemporada. En su caso, al tratarse de un futbolista menor de 23 años, el club podría mantenerle dentro de la plantilla con ficha del filial, como ha sucedido en las últimas temporadas. No obstante, la lógica apunta a que si verdaderamente es una apuesta del club para el futuro, se negocie una ampliación de su contrato. Lo que abriría la puerta también a una posible cesión a un club de la Segunda División.

«Si hay que salir para crecer como futbolista bienvenido sea, sería para volver con más experiencia», asumió ayer Einar, que en las dos últimas campañas en la categoría de plata ha sido un recurso para el eje de la zaga ante lesiones o sanciones de los titulares. En el caso del otro canterano, Sergio Llamas, sus 23 años impiden que vuelve a ser inscrito con ficha del filial. Con el centrocampista también parece probable que se busque una solución en cuanto a ampliación de un contrato que finaliza en junio de 2017. Cuestiones que probablemente se despejarán con el paso de la pretemporada. El centrocampista, sin duda, sería una pieza codiciada por conjuntos de Segunda.

«Aprender de Pellegrino»

Mientras se despejan las incógnitas, Einar Galilea forma en este momento, junto a Laguardia y Feddal, el eje de la zaga alavesista. El central zurdo, además, ocupa la misma posición que en su día desempeñaba en el campo el actual entrenador alavesista. «Él fue un defensa de alto nivel y hace especial hincapié en algunos detalles para los centrales, cómo hay que posicionar el cuerpo y otras cosas. Tengo mucho que aprender de Pellegrino», admitió.

Dentro de unas primeras semanas de entrenamientos donde ve al equipo «con mucha ilusión» tras el retorno albiazul a la máxima categoría después de diez temporadas. «Creo que los nuevos perciben eso cuando llegan. Aquí hay jugadores como Manu (García) que han estado en el Alavés desde la Segunda División B hasta Primera», remarcó. Einar tampoco pasó por alto a Feddal, el futbolista recién fichado que ocupa su demarcación. «El año pasado, a pesar de que el Levante descendió, hizo una grandísima temporada en Primera. Es un buen tío y también me está ayudando», resumió.

Al igual que el resto de los futbolistas de la plantilla, el canterano reconoció que Pellegrino ha dado «desde el primer momento» mucha importancia al trabajo táctico en equipo, más allá de que todavía no disponga de buena parte de los efectivos que arrancarán la temporada. El goteo de incorporaciones a los entrenamientos de Ibaia se toma sin traumas entre los jugadores que ya sudan en Ibaia. «Esto es así durante el verano, solo cabe esperar a que lleguen nuevos compañeros».