El Correo
Alavés
Feddal y Méndez, en su presentación este lunes en el Artium.
Feddal y Méndez, en su presentación este lunes en el Artium. / RAFA GUTIÉRREZ

Una semana para acelerar

  • Tras cerrar cinco fichajes, el Alavés sigue pendiente de desbloquear negociaciones con otros clubes

Otra semana para intentar acelerar en el mercado. Es el objetivo de un Alavés al que costó cuarenta días realizar su primera incorporación, aunque ha sumado nada menos que cinco desde el pasado lunes. «El ritmo de fichajes es el esperado; hay tiempo de formar un bloque», recordó con tranquilidad Mauricio Pellegrino tras el estreno amistoso del sábado frente al Real Unión, al que la escuadra albiazul llegó con solo once futbolistas del primer equipo. La realidad es que la dirección deportiva de la escuadra vitoriana dispone de acuerdos prácticamente cerrados con una cantidad importante de futbolistas, pero en casi todos los casos sus contrataciones definitivas pasan por desbloquear las negociaciones con sus clubes de origen. A estas alturas, cuestiones que suelen generar siempre complicados flecos: en forma de acuerdos de rescisión, cesiones o traspasos.

Este último caso, pagar por los derechos de un jugador, algo nada frecuente en el club albiazul, puede ser el del centrocampista defensivo Daniel Torres, cuyo futuro inmediato pasa por el Alavés según diversos medios de su país. El mediocentro internacional colombiano, de 26 años, fue uno de los jugadores más destacados con su selección en la reciente Copa América Centenario. Un futbolista físicamente muy potente y que actúa por delante de la defensa en labores de contención. Todo se encuentra ahora pendiente de las conversaciones entre clubes para cerrar un acuerdo que se antoja cercano. Para reforzar una posición, el centro del campo, donde la escuadra vitoriana solo cuenta con Manu García y el canterano Sergio Llamas.

El Alavés, en realidad, ha llegado a mitad del mes de julio -apenas a un mes del inicio de la competición en Primera ante el Atlético de Madrid- con catorce jugadores en plantilla. Ortolá, Christian Santos, Rubén Sobrino, Zou Feddal y Edgar Méndez han sido las recientes incorporaciones, mientras que Fernando Pacheco, Laguardia, Raúl García, Kiko Femenía, Manu García, Toquero y Manu Barreiro son los otros siete con contrato profesional, a los que se unen Einar Galilea y Sergio Llamas.

En todas las líneas

Salvo en la portería, donde el Alavés ya tiene a su pareja para el ejercicio que arranca en agosto, restan todavía refuerzos para todas las líneas del conjunto de Pellegrino. Sin ir más lejos, la escuadra albiazul continúa sin un lateral derecho -Kiko Femenía actuó esa posición en el amistoso del Stadium Gal y Javier Carpio es historia albiazul tras su fichaje por el Cádiz- ni un extremo zurdo, demarcación en la que el técnico alavesista tiró de David Gallego en la primera parte del choque disputado ante el Real Unión. Solo en la zaga, también resta la contratación de al menos otro central -la opción Amorebieta quedó truncada la pasada semana- y un lateral zurdo que compita con Raúl García.

Aunque posiblemente, el eje del equipo es la zona más desguarnecida en este momento de un Alavés que solo dispone de Manu García como jugador específico para cubrir esa posición. El colombiano Daniel Torres puede ser el siguiente, pero el Alavés es consciente de que se trata de una parcela del terreno de juego que, en la máxima categoría, necesita de efectivos abundantes y de calidad para sostener al equipo entre los mejores.

El carrusel de presentaciones en el Alavés continuará en la jornada de hoy con la del central zurdo Zou Feddal, procedente del Levante, aunque la mirada de la dirección deportiva y del cuerpo técnico se encuentra ya en dotar a la plantilla de efectivos para poder ensamblar el grupo. Pellegrino apuntó el sábado que «en dos semanas», para el inicio del mes de agosto, espera contar con el grueso del equipo.