El Correo
Alavés

DEPORTIVO ALAVÉS

Bordalás: «A partir de ahora soy un hincha más»

Bordalás, en la rueda de prensa en la que se ha despido del alavesismo, este miércoles.

Bordalás, en la rueda de prensa en la que se ha despido del alavesismo, este miércoles. / Rafa Gutiérrez

  • El técnico que devolvió al Alavés a Primera se despide del club y la afición. «Dirigir a este equipo ha sido algo grande en mi carrera»

José Bordalás se ha despedido este miércoles del alavesismo. En la sala de prensa de Mendizorroza, el exentrenador albiazul, ha querido destacar que «entrenar al Deportivo Alavés ha sido algún muy importante, muy grande, porque me ha dado la posibilidad de entrenar a un grupo de jugadores espectaculares, con un cuerpo técnico increíble y hemos sido como una familia junto con la afición», ha querido matizar.

En su última comparecencia en Mendizorroza, el técnico ha dado las «gracias a la afición», porque como ha señalado «me quedo con lo positivo de este año fantástico», que ha calificado de «espectacular». «Me quedo con que hemos hecho felices a mucha gente, y a partir de ahora soy un exentrenador del Deportivo Alavés, pero soy un hincha más». En su despedida, Bordalás ha deseado al equipo que «se mantenga en Primera durante mucho tiempo», y ha remarcado que «con la ayuda de esta magnífica afición el club se mantendrá en Primera los años que se merece».

De su paso por Vitoria, el técnico asegura que «no se me va a olvidar nunca» y admitió que «a esta magnífica afición me la voy a llevar siempre en el corazón». El entrenador alicantino destacó en su despedida que a sus jugadores siempre les decía que «cuando no podáis más mirar a la grada y os dará la fuerza». Bordalás aseguró que deja grandes amigos en Vitoria, en el club y deseó que «algún día haya personas que confíen en mí y vuelva a entrenar al Deportivo Alavés porque ha sido una experiencia fantástica».

El despido

El extécnico albiazul señaló que fue «el club» el que decidió «que no continuase», pero matizó se ha mostrado «convencido de que hubiéramos hecho un grandísimo trabajo, pero no ha podido ser». A preguntas de los periodistas ha indicado que el club le comentó que «había dudas» con respecto a su continuidad y que posteriormente «pensaron que lo mejor era que no continuase».

Bordalás, de camino a su comparecencia de despedida, saluda a los aficionados del Alavés que hacen cola para renovar sus carnés de socio. Ha recibido incluso el aplauso de algunos de ellos.

Bordalás, de camino a su comparecencia de despedida, saluda a los aficionados del Alavés que hacen cola para renovar sus carnés de socio. Ha recibido incluso el aplauso de algunos de ellos. / Rafa Gutiérrez.

Respecto a su trabajo en el Alavés, Bordalás indicó que «están todos muy contentos con el trabajo que he hecho, pero hay una temporada nueva y han decidido optar por otro entrenador». El propio técnico ha reconocido que «confiaba en mi continuidad» en el club en Primero y que su «ilusión era continuar». Incluso ha destacado que «nadie hubiese tenido la ilusión que yo tenía». También ha reconocido haberse sobrepuesto a la decisión del club. «Ya han pasado unos días, estoy bien. Tengo buenos amigos que han valorado mi trabajo y me quedo con eso, con lo positivo», al tiempo que valoró el ascenso como «algo fantástico». Con la decisión tomada por el club, el entrenador admitió no guardar «rencor ni resentimiento».

En cuanto a su futuro inmediato ha desgranado que en el momento en que el club le comunicó su destitución «el mercado de entrenadores estaba cerrado», por lo que ahora se dedicará a «descansar, aprovechar para enriquecerme, ver fútbol y esperar mi momento que seguro que me llegará». También indicó que sus agentes «están trabajando», para buscarle un equipo al que se abrirá «siempre que sea un club interesante».

En lo referente a su rescisión de contrato, Bordalás ha indicado que entrenador y club «acabamos de cerrar todo el finiquito» y ha destacado que «no ha habido ningún problema, han cumplido su palabra», en alusión al club.