El Correo
Alavés

1954: Berasaluce, Sanz, Erezuma, Gorospe, Primi...

La plantilla de aquel Alavés posa en el cincuentenario del ascenso.
La plantilla de aquel Alavés posa en el cincuentenario del ascenso.
  • Fiel a su tradición de sufrimiento, el Alavés se presentó en el último partido en el límite y con el Baracaldo como enemigo

Más de dos décadas costó recuperar la categoría perdida en los años treinta. De nuevo, con una alineación que los aficionados más veteranos conocen de carrerilla: Berasaluce; Sanz, Erezuma, Gorospe; Primi, Bolado; Arbaizar, Echeandía, Remacha, Echániz e Ibarra. Dentro de una Segunda División dividida en dos grupos, el Norte y el Sur, sólo ascendía directamente el campeón de cada lote. Y la escuadra albiazul, fiel a su tradición de sufrimiento, se presentó en el último partido en el límite y con el Baracaldo como enemigo ya por aquella época rival encarnizado.

El ascenso matemático llegó el 18 de abril de 1954 frente a la S.D. Escoriaza de Zaragoza, un equipo que había batido a los alavesistas en el duelo de ida de forma contundente (4-1). La escuadra albiazul consiguió un triunfo en Mendizorroza (3-1) que, unido a la derrota del Baracaldo en Avilés permitió lograr el objetivo con Manolo Echezarreta en el banquillo alavesista.